9 trucos para combinar colores en tus espacios

por Rubèn

¿Te cuesta encontrar la combinación de colores perfecta para la decoración de tu casa? ¡No busques más! En este artículo, compartiremos 9 trucos para combinar colores en tus espacios vitales. Desde la regla 60-30-10 hasta el uso de colores complementarios, estos trucos te ayudarán a crear un diseño cohesionado y visualmente atractivo. Despídete de los enigmas cromáticos y da la bienvenida a un hogar bellamente decorado!

Puede que necesites saber cuáles son los colores que combinan con dorado y qué encajan mejor con el estilo de tus estancias y todo aquello que necesitas para mejorar la decoración de tu hogar.

La regla 60-30-10

Cuando se trata de combinar colores en tus espacios interiores, la regla 60-30-10 es una pauta clásica para crear una combinación de colores bien equilibrada y visualmente atractiva. Esta regla sugiere que debes dividir los colores de una habitación en porcentajes, con un 60% de un color dominante, un 30% de un color secundario y un 10% de un color de acento.

Este enfoque proporciona una estructura clara para mezclar eficazmente los distintos colores de un espacio, garantizando que el color dominante establezca el tono general, el color secundario complemente al dominante y el color de acento añada un toque de emoción e interés visual.

Por ejemplo, en un salón con paredes blanquecinas como color dominante, un sofá gris suave y unas cortinas pueden funcionar como color secundario, mientras que los cojines vibrantes, las obras de arte o un pequeño elemento decorativo en un color de acento llamativo, como el mostaza o el verde azulado, pueden utilizarse como el 10% de color de acento.

Esto no sólo crea una sensación de equilibrio en la combinación de colores, sino que también permite la integración de elementos cromáticos dinámicos y divertidos.

Además, esta regla es flexible y puede aplicarse a varias combinaciones de colores, lo que la convierte en una herramienta versátil para cualquiera que desee crear una paleta de colores bien compuesta en su hogar.

Tonos similares

Elegir tonos similares para tu combinación de colores es otra técnica eficaz para crear un aspecto armonioso y sofisticado en tu salón. Este enfoque consiste en seleccionar distintos tonos de la misma familia cromática para aportar cohesión y sutileza a la habitación. Utilizando una gama de tonos cercanos entre sí en el espectro cromático, puedes cultivar una atmósfera serena y unificada.

Por ejemplo, en un dormitorio con una paleta de azules suaves, incorporar distintos tonos como el azul empolvado, el azul cielo y el turquesa pálido puede producir un ambiente tranquilo y apacible. Además, jugar con tonos claros y oscuros dentro del mismo grupo de colores puede añadir profundidad y dimensión al diseño general, dando como resultado un espacio equilibrado y bien pensado.

Colores complementarios

Los colores complementarios, que están situados uno enfrente del otro en la rueda cromática, pueden utilizarse para crear una combinación de colores vibrante y visualmente impactante.

Este método de combinación de colores consiste en emparejar colores como el azul y el naranja, el rojo y el verde, o el amarillo y el morado, para generar un aspecto dinámico y de gran impacto en una habitación. El marcado contraste entre estas tonalidades opuestas crea una sensación de energía y tensión, haciendo que los colores parezcan más vivos e intensos cuando se usan juntos.

Por ejemplo, en un comedor, podrías considerar adornar el espacio con paredes de un azul intenso como color dominante, mientras integras vivos acentos naranjas en forma de centros de mesa, cojines de sillas u obras de arte para infundir a la habitación calidez y un espíritu animado.

La interacción entre estos colores atrevidos y dramáticos puede dar lugar a un diseño cautivador y memorable que desprenda personalidad y estilo.

Paleta de colores análogos

Los colores análogos, que se sitúan uno junto al otro en la rueda cromática, pueden combinarse para establecer una paleta de colores cohesiva y relajante en una habitación. Si seleccionas un color primario y luego incorporas los colores situados a ambos lados, puedes crear una sensación de unidad y fluidez en el diseño general.

Este enfoque es especialmente beneficioso para quienes prefieren una combinación de colores más discreta y tranquilizadora en su espacio vital.

Por ejemplo, en una oficina doméstica, optar por un color de pared dominante en un verde sereno y combinarlo con elementos secundarios en verdes fríos de tonos azules y verdes frescos de matices amarillos puede producir una atmósfera equilibrada y relajante, propicia para la productividad y la concentración.

La suave transición entre estos tonos armoniosos puede aportar una sensación de cohesión y tranquilidad a la habitación, convirtiéndola en un entorno acogedor y enriquecedor para el trabajo o el estudio.

Además, el uso de una paleta de colores análogos permite un alto grado de flexibilidad y versatilidad en la selección de tonos específicos, lo que permite a cada persona adaptar la combinación de colores a sus preferencias personales y al estado de ánimo que desea transmitir en el espacio.

Acentos

Incorporar acentos de color bien colocados es una forma fantástica de animar y personalizar tu diseño interior. Ya se trate de una manta vibrante, una colección de jarrones decorativos llamativos o un conjunto de cojines de colores, estos elementos pequeños pero impactantes pueden inyectar personalidad y encanto a tu salón.

Además, estos acentos ofrecen la flexibilidad de experimentar con distintos colores y pueden intercambiarse fácilmente para dar un aire fresco y dinámico a la habitación.

Integrando estratégicamente estos toques de color, puedes llamar la atención sobre zonas concretas o puntos focales de la habitación, y crear una sensación de equilibrio y cohesión en el diseño general.

Además, el uso de texturas y materiales variados en las piezas de acento puede añadir una capa adicional de interés visual, contribuyendo a una combinación de colores rica y multidimensional.

Tonos del mismo color

Explorar una gama de tonos dentro de la misma familia de colores es un enfoque maravilloso para crear un espacio refinado, elegante y cuidadosamente cuidado. Este método de utilizar diferentes intensidades y variaciones de un mismo tono, desde los pasteles claros hasta los tonos profundos y ricos, puede producir un aspecto de sofisticación y armonía discretas.

Por ejemplo, en un salón con una base de color neutra, incorporar una variedad de tonos beige, desde los blancos cremosos hasta los tonos ricos y terrosos y los tonos café profundos, puede producir una atmósfera cálida y acogedora con una estética atemporal y refinada.

Esta interacción de diferentes tonos dentro de la gama tonal crea una sensación de profundidad e interés visual, elevando el diseño general del espacio.

Muestras de colores

Al adentrarte en el proceso de selección y combinación de colores para tu diseño de interiores, puede ser inmensamente beneficioso trabajar con muestras y muestrarios de colores físicos.

Examinar estas muestras en el entorno real en el que se utilizarán los colores, bajo distintas condiciones de iluminación y junto a otros elementos de diseño, puede proporcionar una comprensión mucho más clara de cómo interactúan los colores entre sí y del efecto general que producen en el espacio.

Además, colocar las muestras de color en distintas zonas de la habitación, como cerca de las ventanas, contra la pared o junto a los muebles, y observarlas a distintas horas del día, puede ayudar a determinar cómo aparecerán los colores en distintas situaciones de iluminación.

Este enfoque práctico de muestreo y observación de los colores en el entorno previsto permite un proceso de toma de decisiones más informado y seguro a la hora de finalizar la combinación de colores de tu espacio.

Intuición e inspiración personales

En última instancia, el proceso de combinar colores en tus espacios interiores debe guiarse por tu intuición personal, tus preferencias y tus fuentes de inspiración.

Aunque es valioso aprender sobre diversas teorías del color y principios de diseño, es importante confiar en tus propios instintos y elegir colores que resuenen contigo y reflejen el estado de ánimo y el ambiente que deseas cultivar en tu hogar.

Buscar inspiración en diversas fuentes, como la naturaleza, el arte, la moda y las publicaciones de diseño de interiores, también puede proporcionarte una gran cantidad de ideas y perspectivas sobre combinaciones de colores únicas y atractivas.

Ya se trate de los tonos calmantes de una tranquila playa, de las paletas atrevidas y expresivas de las obras de arte contemporáneo o de las combinaciones de colores elegantes y atemporales de la moda de alta gama, inspirarse en el mundo que te rodea puede despertar la creatividad y la imaginación necesarias para crear una combinación de colores realmente distintiva y personal para tu vivienda.

Crear tableros de muestras o mood boards digitales con los colores que hayas elegido, telas e imágenes inspiradoras puede ayudarte a visualizar y explorar el potencial de varias combinaciones de colores antes de tomar una decisión definitiva.

Recuerda que el proceso de combinar colores es un aspecto creativo y emocionante del diseño de interiores, y ofrece la oportunidad de infundir a tu espacio vital tu personalidad y estilo únicos, creando un hogar que sea un fiel reflejo de tu gusto y sensibilidad individuales.

Conclusión

Hay muchas formas de combinar colores en tus espacios vitales, desde utilizar la regla 60-30-10 hasta elegir tonos complementarios o análogos. Con un poco de inspiración y siguiendo algunos consejos, puedes crear una bonita combinación de colores que transformará el ambiente de tu casa.

No tengas miedo de experimentar y deja que tu estilo personal y tu intuición te guíen en tus elecciones de color. Con estos 9 trucos, puedes crear fácilmente un diseño cohesivo y visualmente atractivo en tu casa.

No dejes de visitar