Muchas veces hemos cambiado el color de las paredes de nuestro salón y nos hemos dado cuenta de que no encajaba el color elegido con los muebles. Aunque no cambiemos el color de nuestras paredes, el tiempo deteriora nuestros muebles, sobre todo las sillas. Antes de proponernos la compra de otras sillas nuevas, valoremos la posibilidad de tapizar las sillas nosotros mismos, es muy sencillo y los resultados pueden ser espectaculares.

tapizado3

El asiento almohadillado de los armazones de las sillas, suele ser fácil de extraer. Una vez hemos procedido a extraer el asiento, procederemos a descoser la tela antigua y repasaremos el alma del armazón, los hay que están rellenos de paja, tiras superpuestas, tableados de tiras de madera o de cualquier material textil a modo de tirantes.

tapizado 4

Si encontramos que el relleno interior esta deteriorado por el uso de nuestras sillas, procederemos a cambiarlo, podemos poner goma-espuma la cual se adapta perfectamente a cualquier entorno. Una vez realizada esta pequeña tarea, procederemos al tapizado en si, eligiéremos el tipo de tela y el color o dibujo, que mas se nos acople a la decoración de nuestro salón o sala de estar. Cortaremos el trozo de tela el cual tendrá que sobresalir por los extremos del asiento y la doblaremos alrededor del asiento, es importante que la tela quede bien tensada, y la clavaremos al asiento con tachuelas de unos 10/12 mm, luego cortaremos un trozo de tela de tapicería y la colocaremos encima de la que anteriormente clavamos, haciendo la misma función, es decir, lavándola a todo el entorno para que nos haga de forro en la parte inferior. Una vez realizado esta tarea solo nos quedara acoplarla en la silla y disfrutar del encanto de nuestro tapizado y nuestra imaginación e ingenio. Sillas nuevas.

tapizado5