Muchas veces sabemos qué nos gusta pero no cómo plasmarlo en nuestra decoración. Así que os dejamos una serie de consejos para que sepáis cómo decorar una sala sencilla y pequeña sin renunciar a nada. Tomad nota y lo conseguiréis.

Añade pequeños toques de color

como decorar una sala sencilla

Una buena idea a la hora de decorar un sala sencilla es agradando pequeños toques de color. Así conseguirás romper con la monotonía cromática a la vez que no te cansarás. Se trata de una opción económica y que dará a tu ambiente un toque diferente.

Por ejemplo, si optas por una alfombra tendrás un sinfín de opciones. Puedes optar por una realizada en colores vivos y formas originales que agreguen un punto diferente y rompedor a tu sala.

Lámparas

como decorar una sala sencilla

La iluminación es fundamental en todos los espacios de tu casa, y por supuesto tu sala no es una excepción. Potencia los puntos de entrada de luz natural que tengas porque dará sensación de amplitud a tu sala por pequeña que pueda ser. Además de aportar un toque de vida y armonía sin igual.

Para ello, asegúrate de que tus ventanas dejan entrar la luz natural adecuadamente y usa visillos o cortinas adecuadas para ello.

Pero más allá de potenciar la luz natural de los espacios también se debe cuidar los puntos de luz artificial que colocamos. Por ello es importante que elijas una lámpara con estilo que combine con toda tu decoración, sin renunciar a la funcionalidad. En el mercado existen muchos tipos de lámparas, tanto modernas, como clásicas. Es fundamental que la lámpara que selecciones se integre de forma armónica en el espacio de tu sala.

Por ejemplo si tu casa es muy calurosa puedes optar por una bonita lámpara de techo de diseño con función ventilador. Intenta siempre poner luces de bajo consumo porque te permitirán ahorrar bastante en tu factura de la luz y piensa en la estancia en la que estás y las necesidades. Una sala de estar generalmente necesita una luz cálida para generar sensación de hogar.

Utiliza el color blanco

como decorar una sala sencilla

El color blanco es un color neutro ideal para crear una sala sencilla y alejada de estridencias. Decorar con este color, te dará mayor libertad a la hora de introducir accesorios y muebles. Además, este color da la sensación de luz, limpieza y amplitud. Teniendo este color como tu aliado podrás redecorar y darle un aspecto diferente a tu sala cada vez que lo desees, sólo con cambiar pequeños complementos. Así que es un buen ejemplo de cómo decorar una sala sencilla y económica.  El blanco es uno de los colores más versátiles que se adapta perfectamente a cualquier estilo. No renuncies a él.

Da una nueva vida a tus muebles

como decorar una sala sencilla

Los muebles son una de las piezas más importantes en cualquier sala, y con tan solo unos pequeños cambios puedes lograr el cambio que tanto deseas. Y todo ello sin tener que comprar muebles totalmente nuevos y gastar de más.

Para dar un toque diferente a tus muebles puedes optar por el uso de accesorios. Por ejemplo, los cojines pueden ser perfectos para cambiar la decoración entre estaciones o dar un lavado de imagen a tu sala. Si el color de tu sofá son neutros, es probable que con tan sólo cambiar los cojines sea suficiente para que parezca que tu salón tenga un diseño diferente. También, tienes la opción de volver a tapizarlos.

Otra opción interesante, para que tus muebles tengan una nueva vida pasa por darles un aspecto nuevo, con la ayuda de un barniz, brocha, y lija. De este modo, puedes hacer pequeños arreglos que hagan que vuelvan a lucir como nuevos.

No obstante, esta opción no se ajusta a todos los tipos de materiales, pero si tus muebles son de madera, sin duda, es una de las mejores alternativas para renovarlos a bajo coste. El barniz te ayudará a darle un efecto brillante, que lo hará parecer a un mueble nuevo.

loading...