Plantar árboles en el jardín, más allá de cumplir una función estética, también tiene un papel funcional muy importante. Y es que los beneficios de plantar un árbol son muchísimos: ayuda a crear un oasis de paz dentro del hogar, ayuda a mejorar las funciones del sistema respiratorio…

Beneficios de plantar un árbol

Uno de los aspectos más importantes que comportan la plantación y cuidado de árboles son sus beneficios en el apartado medioambiental. No hay ninguna duda científica sobre este aspecto, ya que los árboles son uno de los principales aliados en contra del cambio climático.

Mientras más arboles tengamos en el planeta, más fácil podremos luchar contra el cambio climático, ya que los arboles tienen un papel primordial en todo lo relacionado con la disminución de gases nocivos que contribuyen al calentamiento global.

Las mejores especies para el jardín

A continuación señalamos los diferentes tipos de árboles que se pueden plantar en jardines.

Madroño

MadroñoUn árbol que puede alcanzar entre los ocho y diez metros de altura, aunque lo más habitual en jardines doméstico es que no sobrepase los cinco metros. Se puede colocar tanto a la sombra como al sol; no obstante, la segunda opción resulta muchísimo más recomendable porque de esta forma a la llegada del otoño florecen unas pequeñas flores de color blanco y, un poco más adelante, unos frutos rojos de gran belleza.

El madroño debe ser plantado en un suelo profundo y fresco. No precisa de poda, excepto si las ramas se encuentran demasiado tupidas o en mal estado.

Arce japonés

arce japonesUna de las mejores opciones para el jardín ya que tiene un aspecto de lo más elegante. Su altura no suele superar los cinco metros, lo cual supone una gran ventaja para no abarrotar en exceso el espacio. Es en otoño cuando este tipo de árbol luce más hermoso ya que sus hojas se vuelven de color rojo intenso, e incluso púrpura en algunos casos.

El arce japonés requiere de un suelo arcilloso que mantenga una buena humedad. Este árbol generalmente ocupa un papel protagonista en la decoración general del jardín.

Rododendro

RododendroUn árbol muy compacto y versátil que luce de maravilla en cualquier tipo de jardín, tanto de pequeño como de gran tamaño. Tiene unas flores muy llamativas que se abren en corimbos de colores muy diversos como el blanco o el rojo burdeos, entre otros muchos. Presenta una altura de hasta tres metros.

A la hora de plantarlo, lo mejor es hacerlo al sol, aunque sin que los rayos solares le den de manera directa. Respecto al suelo, debe estar bien drenado y rico en hummus. El rododendro debe ser regado con mayor frecuencia que otras plantas ya que sus raíces son muy superficiales; así, si no tiene la suficiente agua, está expuesto a una gran cantidad de daños.

Cerezo en flor

cerezoSin lugar a dudas, uno de los mejores árboles para el jardín, tanto si este es de pequeño como de gran tamaño. Es una de las especies que antes florece; lo hace generalmente en las últimas semanas del invierno. Además, requiere unos cuidados mínimos, lo cual es una gran ventaja.

Más cosas sobre el cerezo en flor que merece la pena conocer: se coloca al sol y resiste muy bien las condiciones climatológicas extremas, así como el ambiente urbano.

Sobre los cuidados que necesita, es conveniente regarlo de forma regular durante su juventud; además, el suelo debe estar bien drenado. A mediados de primavera, cuando las flores poco a poco se vayan marchitando, se debe hacer un recorte muy ligero para eliminar las flores secas y las ramas inservibles. También debe hacerse un recorte justo después de finalizar el invierno para devolverle su forma.

Mimosa

mimosaSu tamaño varía muchísimo en función de la zona en la que se plante, sobre todo en lo relativo a las condiciones climatológicas de la misma; oscila entre los tres y los diez metros. Resulta una especie muy bella gracias a la floración en color amarillo, la cual además aporta una fragancia realmente deliciosa.

Lo mejor es cultivar la mimosa al sol y bien protegida del viento. Sobre los cuidados que requiere este árbol, necesita un terreno arenoso y seco. Además, es conveniente podarla para darle forma y que de este modo luzca en todo su esplendor.

Tejo

tejoAunque el tejo está clasificado como árbol, lo cierto es que en la gran mayoría de ocasiones se toma como un arbutos de dimensiones muy variables. La forma de la copa varía en función de si tiene sólo un tronco o si cuenta con varias. Debe ser cultivado a la sombra.

Una de las principales ventajas que ofrece el tejo es que se puede cultivar en cualquier tipo de suelo; soporta desde los ácidos a los calcáreos. Es importante aportarle abono orgánico una vez al año. En cuanto a sus cuidados, es conveniente podarlo de manera regular para que mantenga su forma.

Manzano ornamental

manzanoUno de los árboles más bellos para decorar el jardín con estilo. Su época de esplendor es la primera, cuando las ramas florecidas de este árbol de tres o cuatro metros de altura aportan una belleza sin igual. Para que tenga una vida larga, es importante protegerlo de los vientos muy fuertes.

Sobre los cuidados que requiere, lo más importante es regar el árbol hasta dos veces por semana durante la época estival.

loading...