Una de las primeras cosas que llaman la atención de esta casa en Estocolmo es su preciosa fachada que parece sacada de un cuento de hadas, con plantas que suben y la enmarcan, con ese color amarillo claro con el verde oliva para ventanas y puertas. Una vez dentro, otra cosa que enamora nada más mirar las fotos es el patio que han decorado de una forma preciosa, para poder comer y cenar en el propio lugar durante la época de verano. En las imágenes encontraréis diferentes ejemplos de este precioso patio, tanto durante el día como durante la noche.

La casa está formada por dos plantas, la de arriba abuhardillada. El color general de la vivienda es el blanco, ya que se trata de una vivienda de estilo nórdico. Techos y paredes son de este color, y el color del suelo es de una madera clara, preciosa.

Por lo que se refiere al mobiliario podemos encontrar todo tipo de estilos entremezclados entre si consiguiendo un interior ecléctico muy bonito. Encontramos piezas únicas que consiguen dar a la vivienda algo de personalidad y carácter, como el armario estampado con plantas del salón. 

Del salón, lo que también llama nuestra atención la chimenea que vemos en ella. Es bonita y el fuego crepita en ella de una forma realmente interesante. Además del salón, en la parte de abajo encontramos la cocina y el impresionante patio del que hablábamos.

En la parte de arriba encontramos los dormitorios abuhardillados, completos, uno de ellos con suite. Mientras se asciende por el hueco de la cortina podemos ver libros colocados en la parte superior, optimizando así el espacio de almacenamiento al máximo.

En resumen, se trata de una casa que parece sacado de un cuento con un precioso patio lleno de magia al que apetece visitar. ¿Te ha gustado este interior? ¿Quieres más? Visita la sección de interiores de casas.

También puede interesarte:

loading...