Hoy os traemos un piso de Göteborg, decorado como es de costumbre en los países del norte, con el estilo nórdico. Si no lo recuerdas, el estilo nórdico se caracteriza por el protagonismo del blanco, el uso de materiales naturales como la madera y el mimbre, los muebles funcionales y los rincones llenos de plantas y flores.

Este Home Tour nos muestra un piso de 69 metros cuadrados y dos habitaciones. Se trata de un piso del 1899 reformado, con techos altos, estuco, habitaciones amplias, con gran capacidad de almacenamiento y una azotea de uso común.

Al ser construido a finales del 1800 este piso rezuma carácter y personalidad por todos sus poros.

El color que predomina en este piso, como ya hemos aventurado a decir al principio, es el blanco, pero tiene acentos de color en gris y verde. El suelo es de madera en gran parte del piso, aunque en las habitaciones el laminado es en blanco.

El salón es un espacio amplio con una entrada de luz espectacular, un armario con espacio de almacenaje y un sofá grande.

La cocina también tiene un buen tamaño. Tiene espacio para comer en ella, con una mesa de comedor y unas sillas. Los azulejos del salpicadero son grises, elegantes a la vista. Además, la cocina tiene muchos armarios que la hace muy funcional.

El baño de este piso es pequeño y alargado, con ducha, con azulejos en las paredes de color blanco y baldosas en el suelo oscuras.

Hay toques naturales en diferentes rincones de la casa, dándole ese aspecto natural que se busca.

El dormitorio principal es muy amplio y luminoso, con una cama de buen tamaño y mucha luminosidad.

Como detalle final, la azotea compartida es realmente un espacio inmejorable, perfecto para cualquier ocasión con los amigos.

¿Te ha gustado este piso decorado? Puedes encontrar más pisos decorados en la sección de interiores de casas.

También puede interesarte:

via: www.erikolsson.se/
loading...