Masia escandinava del segle XIX

En el interior de este ático casa nos encontramos con la belleza clásica Escandinava. Se trata de un ático de una casa de campo del siglo XIX que nos ofrece un ambiente rústico con una entrada moderna. Esta mezcla de clasicismo escandinavo y modernismo del siglo XXI, nos da como resultado un diseño con carácter propio.

Masia escandinava del segle XIX

La sala de estar

La sala de estar ilustra aún más esta yuxtaposición entre el clasicismo y el modernismo. El sofá moderno biplaza de color marrón y la mesita de centro de color marrón aportan cierta elocuencia al ambiente, todo ello combinado con el clásico sofá de color blanco de tres almohadones y una alfombra persa en tonos claros.

Masia escandinava del segle XIX

Una cocina de dos tonos

La pequeña cocina de concepto abierto no deja mucho a la imaginación. Sin embargo, con las paredes con paneles blancos, la elección de una encimera de mármol negro y electrodomésticos que combinen, amplía el espacio. Esta cocina es de dos tonos, con el ladrillo rojo expuesto, y aporta elegancia y sofisticación al ambiente sin que sea una distracción demasiado chillona.

Masia escandinava del segle XIX

La sala de estar

Al entrar nos encontramos con la acogedora sala de estar. Lo que más puede fascinarnos de esta área es que es la que abarca menos espacio. El clasicismo lo encontramos en el sofá de terciopelo rojo. Este rojo agrega un poco de color a la estancia de color blanco, haciéndola más acogedora y atrayente. Los cuadros con marcos simples que se han usado para la decoración nos ayudan a crear una sensación de diseño abierto. Reemplazar una mesa de centro por una caja ayuda a agregar un poco de espacio de almacenamiento a la vivienda, para que además la habitación esté siempre ordenada y limpia.

 

Masia escandinava del segle XIX

Masia escandinava del segle XIX

Masia escandinava del segle XIX

El comedor

La alfombra persa de color rojo da color al comedor. La mesa de granja es cuadrada y de color blanco y combina a la perfección con la decoración de la cocina. Las sillas son modernas y se integran con el ambiente abierto, que hace del espacio un lugar acogedor y nada claustrofóbico.

Masia escandinava del segle XIX

El dormitorio

Pintado de un tono de color gris claro, el muro de piedra del dormitorio atrae la luz natural y da sensación modernista al espacio. Sin embargo, hay un toque de estilo clásico en las puertas corredizas de la granja.

Imágenes: Stadshem

loading...