Tze Chun, fundadora de Uprise Art, vive cómodamente en un loft lleno de inspiración, en Brooklyn. Su compañía de arte presenta el trabajo contemporáneo original de artistas emergentes y hace coincidir a los clientes con cada uno de sus asesores personales de arte.

El loft fue diseñado por Casey DeBois de Homepolish . Estaba muy entusiasmada con la nueva aventura familiar, ya que había trabajado con Chun en muchos proyectos anteriores para clientes de Uprise Art. Trabajó teniendo en cuenta la norma de Chun de comprar solo aquellos muebles y objetos que llamaran su atención de una forma poderosa, cogiendo como referencia el estilo retro tropical (como Hong Kong y Singapur en la década de 1960).

Se trata de un loft de concepto abierto, con un espacio muy diáfano, amplio y luminoso. Predominan las paredes de ladrillo rojo expuestas, y algunas en blanco brillante, que coinciden con los techos altos que podemos encontrar en las galerías de arte. La vasta colección de obras de arte, hallazgos antiguos y diversos accesorios de Chun forman parte de elementos únicos que hacen de este loft un hogar con mucha personalidad.

Un sofá acogedor, una elegante alfombra, muebles de madera que ofrecen una sala de estar acogedora para sentarse y relajarse, y ver una buena película en la televisión. Justo al lado de esta área de la casa está el dormitorio con una gran puerta cerrada con una cortina. En el otro lado hay un pequeño espacio de oficina con montones de libros y un limpio estante de almacenamiento en el lateral. Los escritorios y mesas exhiben soportes elegantes, contra las paredes llenas de obras maestras enmarcadas de todos los colores y tamaños. Las lámparas cuelgan ingeniosamente arriba con graciosas vueltas de cuerdas y bombillas blancas. Las plantas en macetas y jarrones se encuentran por toda la casa, dando vida al espacio e iluminándolo con el color de la naturaleza.

Incluso sin habitaciones distintas, cada parte de la casa ha sido definida y emite su propio ambiente hogareño. Las escaleras pequeñas pero muy elegantes conducen al comedor donde descansa una larga mesa de madera. Está “exquisitamente mal combinada” con sillas de madera en diferentes colores, de cojines encantadores.

La cocina está apoyada sobre una pared blanca complementada con gabinetes elegantes, superficies lustrosas en la encimera y estantes de madera. Junto a esta área hay otra sala de estar con una mesa de centro de vidrio, una silla elegante y hermosa con una mesa auxiliar a juego. El sofá blanco es de aspecto cómodo y confortable, y está envuelto con elegancia con acentos dorados y magníficas obras de arte.

Via: http://decoholic.org/2016/11/23/art-lovers-chic-brooklyn-loft/
loading...