Más allá del estilo, sea moderno, clásico, rústico, minimalista o industrial, el cuarto de baño es un espacio personal y único ligado al cuidado y la intimidad de las personas. Un baño relajante es el remedio natural para el estrés, que ayudará a dejar atrás todos los problemas y a cambiar la perspectiva de la vida.
Convertir el baño personal en un oasis para la relajación es posible sin mucho esfuerzo y algo de imaginación. Te contamos como preparar un baño para disfrutar de estos momentos sin mucha inversión.

El arte de un baño relajante en casa

Los baños modernos incluyen un estilo funcional y sencillo, acorde con la personalidad activa, vibrante y moderna de la mujer de hoy. Normalmente constan de una ducha, un lavabo y en el mejor de los casos una bañera; además de toda las piezas sanitarias requeridas.
Convertir el cuarto de baño, para disfrutar de un Spa en casa, es un proceso que puede resultar sencillo y que brindará gran satisfacción para esos momentos en los que puedas disponer de más de 15 minutos para un baño relajante. En cualquiera de los casos prepara el ambiente con velas aromáticas y música instrumental que incluya sonidos de agua y motive a la meditación. Un ambiente oscuro y tranquilo favorece la relajación.
Aprovecha y reúne los productos que puedas necesitar para preparar el agua del baño. Reúne los aceites esenciales, bombas de baño, pétalos de rosas, tu mascarilla facial favorita y una buena crema humectante para el final.

Secretos para preparar un baño reconfortante

  • Llena la bañera con agua caliente.
  • En el proceso de llenar la bañera puedes aplicarte una mascarilla facial y una capilar para aprovechar el tiempo de relajación.
  • Agrega varias gotas de aceite esencial y pétalos de rosas antes de entrar a la bañera. Las gotas de esencias deben ser de tu predilección.
  • Entra a la bañera y relájate por lo menos 15 minutos. Durante este tiempo cierra los ojos y deja que la música y el ambiente invadan tus sentidos.
  • Transcurrido este tiempo puedes proceder a eliminar las mascarillas y seguir con un exfoliante suave, ideal para pieles más sensibles, que puede ser una mezcla de aceite de oliva y azúcar morena, para después prepararte para una buena ducha.

Un Spa en casa contra todo pronóstico

Si el diseño o el espacio de tu baño no incluye una gran bañera, no te preocupes, puedes recurrir a otras alternativas para disfrutar los beneficios del Spa en casa.
Prepara un baño de inmersión para tus pies y manos, el cual resulta no solo reconfortante, sino que mejora el estado de ánimo, te relaja y ayuda a eliminar toxinas y la piel muerta. Para esto:

  • Aprovecha el pequeño banco para maquillarte y acondiciona el área del lavabo para disfrutar de 15 a 20 minutos este gran momento.
  • Escoge las bombas de baño de tu predilección, que incluya aceites esenciales, preferiblemente de almendra o lavanda.
  • Prepara un par de cuencos con agua tibia, entre 30 a 35°C. Puedes disponer simultáneamente un gran cuenco para los pie y otro pequeño para consentir tus manos.
  • Deja caer las bombas de baño en cada uno de los cuencos y observa como con cada burbuja el ambiente se impregna de la suave y delicada fragancia de la esencia contenida en ellas.
  • Siéntate y lleva tus pies y mano a los cuencos. Lo ideal es disfrutar por lo menos de 15 minutos de la acción de las sales.
  • Si te encuentras prepara para mimar tus manos un poco más y cuentas en el lavabo con un grifo de cascada, deja que la magia del agua tibia haga su efecto, por lo menos 5 minutos más.
  • Ahora puedes tomar una ducha. El agua del baño debe estar tibia y debes terminar con agua fría para ayudar a cerrar los poros y revitalizar el cuerpo.
  • Aplica crema hidratante al terminar el baño.

Disfrutar de un baño relajante en casa es el remedio natural para los malos tiempos y puede ser más divertido y reconfortante si buscas un cómplice. La actividad en pareja puede ser mucho más gratificante, sobre todo si termina en un buen masaje corporal.