Cuando adquirimos una vivienda por primera vez, pensamos que es la mejor del mundo, sobre todo si es de obra nueva y parece moderna y contemporánea, acorde con los tiempos que corren. Sin embargo, no existe nada eterno ni exento de fecha de caducidad. Con el paso del tiempo y por culpa del uso o la falta de mantenimiento, nuestras viviendas  se van quedando anticuadas y viejas, necesitando de ciertas reformas para ponerlas al día.

Durante los primeros años, con una mano de pintura o con el cambio de los muebles, podremos ir renovando el aspecto de nuestro hogar, pero llegará un momento en el que, queramos o no, la reforma con obra será necesaria.

reconstruccion

¿Cuándo es necesario reformar una vivienda con obra?

Si crees que ha llegado el momento de reformar tu casa con obra quizá debas mirar alguna de estas páginas de presupuestos para la construcción que te ayuden a llevar a cabo tu cometido. Una vez dicho esto, pasamos a hablar de algunas reformas en tu casa en las que la obra será necesaria.

  • Cambiar paredes o tabiques: una reforma que necesita de obra sí o sí, es el cambio de la distribución de las estancias de nuestro hogar. Siempre que tengamos que cambiar tabiques de sitio, necesitamos de mano de obra cualificada que haga este trabajo de forma profesional.
  • Cambiar el suelo: si el suelo se ha quedado viejo y necesita de una reforma urgente, seguramente necesiatrás de obra para cambiarlo y actualizarlo.
  • Renovar la ducha o la cocina: quitar los azulejos, las baldosas, cambiarlas, renovar la bañera o cambiarla por una ducha, etc. Estas dos estancias son las más difíciles de renovar sin obra, ya que con una mano de pintura y el cambio de los muebles no es suficiente.
  • Rehabilitación general del inmueble: si la vivienda es muy antigua, es necesario que un técnico profesional evalúe su estado y haga una rehabilitación del inmueble.