colchon

Aunque parezca una tarea muy sencilla, lo cierto es que comprar colchón implica tener en cuenta un amplio abanico de factores. No hay una respuesta universal sobre cuál es el mejor colchón 180 x 200 ya que cada persona tiene una determinada forma de dormir, así como unas características anatómicas muy concretas. Hay quienes prefieren un colchón más firme, otros que en cambio necesitan menos firmeza… 

¿Cuál es tu postura para dormir? Este es el colchón que necesitas

Seguro que a la hora de ir a comprar un colchón ni siquiera te has planteado cuál es la postura en la que sueles dormir. Pues bien, debes saber que este es uno de los factores más importantes que debes valorar durante el proceso de decisión de compra.

Si generalmente duermes boca arriba, vas a necesitar un colchón bastante firme para reducir la presión en la zona de la nuca y en las lumbares. Si en cambio duermes de lado, lo ideal es que elijas un colchón de firmeza media, que se adapte de forma precisa a la forma de los hombros y las caderas para evitar que el cuerpo adopte malas posturas durante el descanso nocturno.

Y, por último, si duermes boca abajo, te recomendamos comprar un colchón blando para evitar malos gestos en la zona del cuello. 

¿Cuánto te mueves por la noche?

Este es otro de los aspectos que debes valorar para dar con el colchón más adecuado para ti. Si eres una persona que tiende a moverse mucho, debes elegir un colchón de firmeza media para evitar que al girarte provoques malos gestos. Tiene que adaptarse a las distintas posiciones que toma tu cuerpo durante la noche. 

En cambio, si te mueves poco puedes optar por un colchón más firme, siempre prestando atención a la postura en la que duermes. Nuestro consejo es que elijas materiales menos adaptables, que sean capaces de volver a la posición original tras la presión ejercida por el cuerpo. 

¿Cuáles son los colchones que más se llevan?

En los últimos años cada vez son más las personas interesadas en los colchones de látex, tanto natural como sintético. Se trata de una especie de espuma pesada y muy densa. Su principal beneficio es que es capaz de adaptarse muy bien a la forma del cuerpo, manteniendo al mismo tiempo la firmeza. Por lo tanto, resulta muy cómodo.

Una opción estupenda si te mueves mucho por la noche y buscas un colchón firme pero que se adapte a tu cuerpo. Además, el látex es un gran aliado contra las colonias de ácaros. 

Actualmente también hay quienes se interesan por los futones japoneses. Este tipo de colchones se componen de una serie de capas de algodón prensado. La amortiguación es mínima, por lo que solo te los recomendamos si estás acostumbrado a dormir en superficies “duras”. El material es totalmente biodegradable, así que es una excelente opción de compra para aportar tu grano de arena al cuidado del medio ambiente.