Tips para mejorar la adaptación de tu casa al teletrabajo

por Gemma

El teletrabajo es nuestro presente. Se ha convertido en una herramienta indispensable para seguir produciendo durante la pandemia.

En estos tiempos en los que las restricciones sociales nos obligan a buscar alternativas laborales, el trabajo telemático desde casa ha hecho posible que un buen número de empresas sigan con su actividad diaria, si bien estas compañías se han visto obligadas a dotar a sus empleados de los recursos necesarios para implementarlo.

Para teletrabajar con éxito lo primero que vamos a necesitar es adaptar un espacio concreto de la casa para realizar nuestro trabajo. La idea final es mejorar tu calidad de vida creando una home office con material ergonómico para hacer el día a día más fácil y cómodo: sillas especializadas de oficina, cojines cómodos, reposapies, flexos con una iluminación adecuada… todo cuenta a la hora de crear una home office agradable que invite a trabajar.

La preparación mental también es fundamental: debemos de concienciarnos de que vamos a trabajar en esta oficina doméstica y necesitamos tener predisposición para el trabajo. Te recomendamos que te vistas con ropa de calle, que tu escritorio esté siempre limpio y ordenado y que limites el estar en esa habitación a asuntos de trabajo.

Organiza tu jornada de trabajo utilizando una libreta física o una herramienta online (tipo Evertone o Google Calendar) para saber en todo momento cuáles son tus tareas pendientes. Intenta ser una persona ordenada, metódica y disciplinada.

Los pequeños cambios que marcan la diferencia

En cuanto al material, la oficina para teletrabajar debe constar del material adecuado. La mesa es fundamental. En el mercado existen mesas en las que podemos regular la altura gracias a sus botones y suben y bajan de forma eléctrica. Debemos regular el tablero de la mesa, que quede por debajo de 90 grados del codo. Si no tenemos una postura ergonómica a la larga podemos dañarnos el cuello o la espalda. Ojo a eso.

La silla es otro elemento indispensable que debemos cuidar con mimo. Si inviertes en un mobiliario adecuado vas a mejorar tu calidad de vida. No vale con cualquier silla cutre que tengamos por casa, debemos apostar por una silla especializada en la que podamos regular todo: el reposabrazos, el asiento, la pieza del reposacabeza, los grados de inclinación… Y después debemos aprender a sentarnos bien: la espalda lo más recta posible y si vamos a inclinarnos que sea muy levemente. Apoyemos los dos pies en el suelo, y si por casualidad somos personas bajitas, tendremos que adquirir un alzador.

¿Qué decir sobre el ordenador? Los ordenadores portátiles tienen mayor peligro para nuestra salud corporal. ¿Por qué? Porque inconscientemente nos inclinamos hacia delante al utilizarlo. Lo ideal es contar con un ordenador de mesa con un par de pantallas conectadas y ubicarlo a la altura de nuestros ojos; la pantalla debe permanecer medio-alta. Ajustemosla según nuestra preferencia.

Otro elemento importantísimo para el teletrabajo es la iluminación. Esta depende mucho de si disponemos de luz natural. Si contamos con ella necesitaremos un flexo con una luz que nos parezca agradable como complemento, por si el día se nubla u oscurece. La luz es fundamental para preservar nuestra salud visual.

Y por último, y no por ello menos importante, es aconsejable planificar nuestros descansos. Los expertos recomienda parar la actividad cinco o diez minutos cada hora y media. No solo por tomarnos un merecido respiro, sino también porque este descanso nos resetea y nos permitirá volver con más fuerza si cabe. Podemos acondicionar el salón habitual para el descanso. Dejar una zona libre para pasear y respirar profundamente. A la larga lo vamos a agradecer.

No dejes de visitar