Las cubiertas para piscinas son muy recomendables para darle una protección a tu piscina y así poder disfrutar de ella durante todo el año, no solo en los meses de verano. En el mercado existen un amplio abanico de modelos, cada uno de ellos para unas necesidades concretas.

Para saber cuál es la cubierta que necesitas para tu piscina, debes conocer los diferentes modelos disponibles y sus características. Valora aspectos tan importantes como la forma y el tamaño de la piscina, y acertarás.

¿Qué tipos de cubiertas para piscinas existen? Tipos y características

A continuación señalamos los distintos tipos de cubiertas para piscinas que existen en la actualidad, cada uno de ellos con sus propias prestaciones.

Cubiertas bajas

Una de las opciones más económicas del mercado, perfecta si tu presupuesto es limitado. Si no vas a utilizar la piscina mientras está cubierta, es una gran alternativa a tener en cuenta.

Cubiertas altas

A diferencia de las anteriores, con este tipo de cubiertas sí puedes disfrutar de la piscina de tu jardín durante todo el año. Puedes bañarte incluso si está lloviendo o hace frío. En el mercado puedes encontrar un catálogo muy amplio de modelos, de diferentes formas, tamaños y materiales. Por ejemplo, la cubierta de madera es una gran opción ya que la zona de la piscina se convertirá en una estancia adicional de la vivienda.

Cubiertas de invierno

Estas son una de las más demandadas por parte de los particulares para cubrir sus piscinas fuera de la época de baño. Son cubiertas muy pesadas y resistentes, que ofrecen un total hermetismo. Por lo tanto, evitan que caiga cualquier tipo de suciedad en el interior de la piscina, como ramas u hojas. Se pueden comprar en distintos espesores.

Cubiertas de seguridad

Si tienes niños pequeños en casa, te recomendamos la instalación de este tipo de cubiertas para así evitar caídas accidentales a la piscina. Son de red o de malla y presentan una gran solidez.

Cubiertas solares

Estas son una de las últimas cubiertas en llegar al mercado. Además de ofrecer cierta protección a la piscina, aprovechan la energía del sol para así generar calor. Una opción especialmente recomendable si no te gusta que el agua esté fría a la hora de bañarte.

Estas son las principales cubiertas para piscinas que puedes encontrar en el mercado. Cuál de ellas elegir depende en gran medida de cuáles sean tus necesidades concretas. Si no vas a utilizar la piscina en todo el invierno y quieres que este 100% protegida de la suciedad, la de invierno es la mejor alternativa para ti. Si en cambio te gusta darte un baño durante todos los días del año, la cubierta solar es una idea fantástica.

Lo más importante a la hora de comprar una cubierta es que apuestes por la seguridad y la calidad. Es un elemento en el que no debes escatimar. Piensa que cuanto mejor sea la calidad, te durará más tiempo y, además, te ofrecerá exactamente las prestaciones que necesitas.