A la hora de elegir una caldera para el hogar, son muchos los factores que se deben tener en cuenta para dar con la opción más acertada y adecuada a las necesidades personales. Resulta interesante conocer cuáles son los diferentes tipos de calderas para el hogar, teniendo en cuenta sus ventajas y desventajas.

Actualmente son las calderas de gas las más demandadas por parte de los particulares gracias al amplio abanico de ventajas que ofrecen: facilidad en la instalación, seguridad, calor uniforme y agradable, etc.

¿Qué tipo de calderas de gas existen?

Las calderas de gas en Zyzclima se pueden dividir en distintas familias en función del sistema de combustión, del tipo de instalación y de su funcionamiento.

Sistema de combustión

Según el sistema de combustión, las calderas de gas se pueden dividir en dos grandes familias.

Por un lado, las calderas atmosféricas. Este tipo de calderas utilizan el aire de donde está instalado el aparato y, de esta manera, realizan la combustión en una cámara abierta. Resulta un sistema muy inseguro , de manera que su instalación está prohibida desde el 1 de enero de 2010.

Y, por otro lado, las estancas, las cuales hacen uso del aire del exterior para realizar la combustión, la cual se lleva a cabo dentro de un recipiente estanco, de ahí su nombre. Los gases que se queman durante la combustión se expulsan al exterior por el conducto de evacuación.

Instalación

Si clasificamos las calderas por tipo de instalación, nos encontramos con dos tipos. Por un lado, las de suelo, las cuales tienen muchísima más potencia. Son las más habituales en viviendas grandes, las cuales necesitan de mayor potencia para calentarse y, además, tienen mayor espacio para instalar las calderas. Y, por otro lado, las calderas de pared, las cuales son las más abundantes en el mercado porque no necesitan de mucho espacio para instalarlas.

Funcionamiento

Y, por último, la clasificación de las calderas en función del funcionamiento de las mismas. En primer lugar, las calderas estancas estándar. Son las más antiguas de todas y su rendimiento es muy deficiente ya que necesitan consumir muchísima energía para calentar el agua.

En segundo lugar, las calderas de condensación. Estas tienen la gran ventaja de que aprovechan la energía del vapor de agua, de manera que su rendimiento es muy bueno. Además, contaminan muy poco.

Y, en tercer y último lugar, las calderas de bajo NOx Clase 5; se quedan a medio camino entre las dos anteriores.

Estas son a grandes rasgos las distintas calderas que existen ahora mismo en el mercado. Las más habituales en las viviendas son las de condensación y de pared. No obstante, merece la pena consultar a un asesor especializado en calderas sobre la mejor opción para cada vivienda ya que las necesidades de unos hogares u otros pueden variar de forma notable.

Ahora que conoces los diferentes tipos de calderas para el hogar que existen en el mercado, seguro que te resulta mucho más sencillo dar con la más adecuada para tu vivienda.

loading...