Se trata de una eterna elección en el estilo de lo que es uno de los elementos más relevantes en nuestra ropa de cama. Optar por la sábanas 50/50 o de algodón es una discusión que siempre estará en todos los hogares, con sus detractores y defensores. Pues bien nada mejor que las líneas de defensa o en contra que pueden tomar unos y otros para encontrar la mejor confortabilidad en el momento de dormir, o al menos para llevar a cabo un buen descanso del cuerpo.

Sábanas de algodón: regulan la temperatura y son muy suaves

En este sentido, hay que incidir en que las sábanas de algodón tienen a su favor el hecho de que son muy adecuadas para regular la temperatura en cualquier época del año. Aunque desde las asociaciones de tiendas especializadas en menaje para el hogar apuntan a que “cada vez su tejido es de más calidad y hasta el punto de generar un producto muy suave y confortable”.

Mientras que por el contrario, juega en su contra el hecho de que esta clase de sábanas se arrugan con mayor facilidad y puede que no sean tan estéticas que en los restantes modelos. No obstante en el momento para decantarse por estas sábanas juega un papel muy importante las preferencias y gustos de los propios usuarios y que no en todos los casos coinciden, como por otra parte es lógico comprender.

Sábanas 50/50: una combinación muy resistente

La otra alternativa que tienen los usuarios para cubrir las camas de su hogar se conforman a través de un modelo que está caracterizado por su mayor flexibilidad. Al estar compuestas, a partes iguales por algodón y poliéster y que esta incidencia genera que se puedan destinar a más escenarios previsto en los hogares.

En este sentido, no es extraño que una de sus cualidades más relevantes es que al final pueden llegar a ser un poco más frescas y transpirables que las de algodón. Es decir, con un contacto más agradable a la piel. Si tienes dudas, siempre puedes acudir a los expertos de RopaCama.

Mientras que por otra parte, tampoco puede olvidarse en el momento de su elección que estos modelos son mucho más resistentes y suelen durar más años. Dentro de este planteamiento, los encargados de la venta de ambas sábanas consideran que estas son “más preferidas por parte de hoteles y alojamientos y hostelería en general debido a que ofrecen unas altas prestaciones y son más duraderas”.

Otro de los aspectos en que hay que incidir reside en el hecho de que ambos formatos conforman una oferta que se ofrece al público con diversas variantes. A través de una amplia selección de prendas para vestir la cama que se pueden combinar entre sí de una forma muy práctica y funcional. En donde es muy importante descubrir cuáles son sus características técnicas, a qué tipo de cama se dirigen y hasta el color o estampado en sus respectivos modelos de confección. Para que al final se pueda tomar la mejor decisión respecto a su elección y que es al fin y al cabo de lo que se trata.