¿Qué necesito saber antes de hacer una reforma?

por Gemma

A la hora de llevar a cabo un proyecto de reforma, son muchos los factores que se deben considerar. Lo primero a tener en cuenta son las necesidades, tanto presentes como futuras. Es necesario tomarse un periodo de reflexión para analizar el uso que se le da a la vivienda y cómo optimizarlo. Son muchas las preguntas a responder: ¿cuántas habitaciones se necesitan? ¿unir la cocina y el salón puede ayudar a que la vivienda se vea más grande? ¿mejor ducha o bañera?.

Para llevar a cabo una determinada reforma es importante realizar un proyecto técnico antes de su ejecución. Tiene como principal finalidad cumplir con la normativa vigente para demostrar la viabilidad de la reforma en cuestión. Es un aspecto muy importante tanto en un proyecto de obras mayores como menores.

reformas

Presupuesto de reforma

En un proyecto de obra el presupuesto de reforma es un documento fundamental, el cual debe incluir de manera obligatoria la siguiente información: partidas con calidades, mediciones, precios, plazos de entrega y formas de pago.

La partida de obra es un apartado en el que se describe de forma detallada el trabajo a realizar y el material que se va a utilizar para el mismo. Es esencial que se nombre cada material de forma concreta, detallando tanto la marca como el modelo.

Licencias y permisos para proyecto de obra

A la hora de realizar una determinada reforma en una vivienda en muchas ocasiones indispensable solicitar licencias y permisos al Ayuntamiento.

  • Acabados e instalaciones interiores: en esta categoría se engloban las obras menores, como el cambio de la instalación eléctrica o la fontanería, por ejemplo. En estos casos no es necesario solicitar ningún permiso municipal.
  • Cambio en la distribución de la vivienda: una de las reformas más habituales en la actualidad es la de hacer de la cocina y el salón un solo espacio. Pues bien, para este tipo de reformas que impliquen un cambio en la distribución de la vivienda hay que solicitar un permiso municipal y pagar varias tasas.
  • Modificación de la estructura: en este caso se cambia tanto el diseño como la construcción original de la vivienda. Se necesita un permiso municipal, así como el pago de las tasas y la supervisión de un técnico colegiado.
  • Modificación de elementos comunitarios: son aquellas obras que afectan de algún modo a las fachadas de los edificios, como las realizadas en terrazas, los balcones y las ventanas. Además de los permisos municipales, hay que tener la autorización de la comunidad de propietarios para poder realizar la reforma.
  • Ampliación de la vivienda: en este caso la obra consiste en sumar metros cuadrados a la vivienda, construyendo un garaje por ejemplo. Además de los permisos y tasas estándar, se debe abonar una tasa por cada metro cuadrado de la prestación de los servicios urbanísticos, así como una tasa que garantice que la obra se va a llevar a cabo del modo correcto.

Actualmente, la gran mayoría de empresas de reformas se encargan de los trámites legales y administrativos en cualquier proyecto de reforma. Aún así, siempre viene bien conocer todo lo relativo al presupuesto de reforma y a las licencias.

No dejes de visitar