bañera de hidromasaje

La bañera de hidromasaje se ha convertido en los últimos años en un imprescindible en el baño tanto por su estética como por su funcionalidad. Y es que no hay nada mejor que llegar a casa después de un duro día de trabajo y poder disfrutar de un buen baño en una bañera de este tipo.

Además, tal y como apuntan estudios recientes, una bañera de hidromasaje permite aplicar tratamientos de hidroterapia que mejoran de forma notable la circulación, al tiempo que favorecen la relajación.

Ahora bien, a la hora de acudir a una tienda de bañeras de hidromasaje, debes conocer los diferentes tipos que existen y cuál es la que mejor se adapta, tanto a tus gustos como a las características de tu baño.

4 consejos para comprar una bañera de hidromasaje

Presta atención a los principales consejos que debes tener en cuenta durante el proceso de decisión de compra de una bañera de hidromasaje.

 

Ser realista

 

Lo primero y más importante es que seas realista, tanto con tu presupuesto como con las características de tu baño: tamaño, distribución, etc. Además, las bañeras de hidromasaje cuentan por lo general con una serie de extras. En función de cuáles sean tus necesidades concretas y tu presupuesto, podrás optar por unas u otras.

Considerar el tamaño de la bañera

Por supuesto, debes valorar cuál es el tamaño de la bañera de hidromasaje. Esto depende de la superficie del baño. Tienes que considerar la funcionalidad del espacio, de modo que la bañera no ocupe demasiado en el baño y, por tanto, no te permita realizar las actividades diarias de forma cómoda.

Saber qué bañeras de hidromasaje existen

Actualmente en el mercado hay un amplio abanico de bañeras de hidromasaje disponibles, para todo tipo de gustos, preferencias y necesidades. Lo primero es elegir la forma de la bañera. Las circulares y las cuadradas son las más comunes, aunque también hay modelos rectangulares. Por ejemplo, las circulares suelen tener varias pulsaciones de chorro que favorecen en gran medida la circulación al tiempo que relajan los grupos musculares.

Respecto a la disposición de la bañera, hay algunas que están encastradas en el suelo, mientras que hay otras que se sitúan sobre él. En cualquier caso, las bañeras disponen de una serie de unidades autónomas e incluyen todas las conexiones y bombas que son necesarias para que funcionen de forma adecuada.

Valorar la comodidad

Y, por último, debes tener en cuenta la comodidad de la bañera de hidromasaje. Siempre y cuando el tamaño del baño lo permita, lo mejor es que elijas un modelo largo, de modo que puedas estirarte en ella con total comodidad.

Durante el proceso de decisión de compra también debes observar dónde están colocados los chorros de agua y cuál es su funcionalidad. Este es precisamente uno de los principales aspectos que diferencian a unos modelos y otros. Procura que los chorros de agua incidan en puntos clave de tu cuerpo para así conseguir la máxima comodidad y relajación: cuello, hombros, cintura, etc.