pinturas impermeabilizantes

Los problemas de humedad son relativamente frecuentes en las viviendas, especialmente cuando el revestimiento de fachadas no es el adecuado. Las humedades, además de resultar antiestéticas, pueden dañar las paredes de la vivienda, e incluso las cubiertas. Y no solo eso: además pueden generar problemas respiratorios para quienes viven en la casa. 

Las pinturas impermeabilizantes son la mejor medida de prevención ante la humedad. Protegen tanto la fachada como la azotea de humedades, fugas de agua y filtraciones. 

Tipos de humedades

En muchos casos las pinturas impermeabilizantes, además de como medida de prevención, también pueden ser utilizadas como tratamiento ante problemas de humedad. Pues bien, lo primero es reconocer el tipo de humedad de que se trata. 

Por un lado, la humedad puede darse por condensación. Su principal característica es que no se genera desde el exterior, sino desde el interior de la casa porque no cuenta con un buen aislamiento térmico. Así, durante los meses de invierno la temperatura es baja, de modo que con los vapores calientes generados en el interior de la vivienda aparecen manchas de este tipo dentro de casa.

Y, por otro lado, la humedad a causa de filtraciones de agua. En este caso se produce porque la fachada no está bien impermeabilizada, de modo que aparecen manchas en el interior de la casa que proceden del exterior, por ejemplo en un día de lluvia.

¿Qué tipos de pinturas impermeabilizantes existen?

De interior

Este tipo de pintura también se puede aplicar en el interior de las viviendas para evitar problemas de humedad. Existen tres tipos en el mercado.

  • Antihumedad: esta pintura es de color blanco, y su principal ventaja es que se puede aplicar en paredes tanto seca como mojadas. Es por lo tanto una excelente opción para prevenir y tratar problemas de humedad.
  • Antimoho: para evitar la aparición de moho y malos olores en casa, esta pintura está indicada para aquellos espacios que apenas tengan ventilación.
  • Antimancha: y, por último, esta pintura, formulada para borrar cualquier tipo de mancha en las paredes, ya sea a causa de la humedad o cualquier otra. 

De exterior

La pintura impermeabilizante de exterior es aquella especialmente formulada para cubiertas, fachadas, azoteas y terrazas. Se define como un producto con una alta capacidad de resistencia y elasticidad. 

Por lo general, los problemas de impermeabilización que se dan con mayor frecuencia en el exterior de las viviendas son canalones rotos, deficiente impermeabilización de la fachada o grietas por el paso del tiempo. Así, a la hora de elegir pinturas impermeabilizantes hay que prestar especial atención a aspectos como la durabilidad y la transitabilidad, en el caso de que la azotea sea accesible.  

  • Azotea poco transitable: si la azotea del edificio es de poco tránsito, lo mejor es optar por las pinturas acrílicas. Tienen una gran capacidad de aislamiento térmico y, además, su acabado estético es muy bueno. Una buena opción para terrazas y azoteas por las que apenas pasa gente.
  • Azotea transitable: en caso de que la azotea tenga mucho tránsito, por ejemplo porque hay una zona de chill out en ella, la mejor elección es el poliuretano. Tiene una impermeabilidad extrema y, además, es un material muy resistente al desgaste y con una larga durabilidad. Actualmente hay muchos modelos disponibles en el mercado, incluso con texturas.