Descubre cómo disfrutar de la privacidad de tu terraza o jardín

por Rubèn

¿Enero con temperaturas típicas de la primavera? Es lo que se está viviendo en gran parte de la geografía española. Sin duda, un auténtico desconcierto ver cómo las terrazas se llenan de gente, se guardan los abrigos y se cambian las prendas de lana por el algodón. La ventaja de todo ello, es que tenemos más tiempo para disfrutar de nuestros jardines y terrazas. Por ese motivo, no está de más reforzar nuestra seguridad y privacidad en estos momentos de relax. Para conseguirlo, podemos colocar algún panel de villa. Podemos elegirlos en acero, cañizo o alambre, entre múltiples diseños y opciones. En este artículo descubriremos qué otras medidas podemos tomar para conseguir la ansiada privacidad en el exterior de nuestro hogar

Conseguir la intimidad necesaria es sencillo si se emplean toldos, paneles valla o celosías

¿Hay algo mejor que salir al jardín de nuestra casa y disfrutar de la tranquilidad en nuestro banco jardín? Sin duda, es uno de los planes estrella cuando hace buen tiempo. Asimismo, si le sumamos el hecho de poder reunirnos con amigos y familiares, el resultado es un 10. No obstante, según en el lugar en el que vivamos, podemos ser víctimas de miradas de vecinos o curiosos que mirarán, incluso con descaro, qué estamos haciendo o con quién estamos.

Para evitar este tipo de situaciones, lo mejor es tomar medidas. La primera de ellas es hacer uso de toldos y parasoles. En este último caso, se trata de estructuras móviles que permiten protegernos no solo de la indiscreción, sino también de ciertas inclemencias del tiempo. Por otro lado, los toldos son ideales si nos queremos proteger de las radiaciones solares del sol.

Las soluciones de ocultación, tal y como hemos indicado anteriormente, son una opción eficaz. Actualmente, los paneles setos artificiales tienen unas texturas, colores y acabados muy realistas. Gracias a ello, tenemos la posibilidad de incluirlos en casa sin que desentonen. Otro punto a tener en cuenta es la facilidad que tienen para colocarse.

Por otra parte, emplear barreras de bambú o mimbre dará un punto rústico y decorativo. Se pueden combinar con plantas trepadoras como el jazmín o la buganvilla. Estas últimas son preciosas cuando están en flor y podemos encontrarlas en tonos rosados, morados o rojos. Las celosías tienen un plus estético que conviene tener en cuenta, ya que además de tener distintas formas, las plantas pueden enredarse por ellas con mayor facilidad.

Los jardines verticales son otra de las opciones que más está de moda. Son simples de instalar, con 100% reciclables y cuentan con protección frente a los rayos ultra-violeta. Otorgan un toque de naturaleza a la zona y son muy resistentes frente a las variaciones de clima.

Por último, encontramos las pérgolas, que son elegantes estructuras con capacidad para protegernos del sol, la lluvia y de miradas a nuestro alrededor. Se pueden equipar con diferentes estores o telas para crear una protección extra.

Ahora que sabemos cómo conseguir disfrutar de nuestros momentos de relax en el exterior, es el momento de escoger la opción que más nos interese y añadirle ese punto extra de seguridad, privacidad y decoración.

No dejes de visitar