Uno de los motivos más comunes por los que mudarse a una casa más pequeña es que los hijos e hijas crezcan y creen sus propios hogares. No obstante, hay muchas familias que también deciden mudarse para un espacio más pequeño por los elevados gastos que supone mantener una vivienda mayor y/o el jardín. En cualquier caso, organizar una mudanza no tiene que ser una odisea y puedes contar con ayuda de empresas con experiencia, como Mudanzas Madrid o Mudanzas Barcelona de Zaask.

Sea cual sea la razón, la verdad es que tu tiempo y dinero puede ser direccionado para otros aspectos importantes de la vida, como la familia y las aficiones, siendo este cambio una más valía en ese sentido. Aún así, sabemos que hay aspectos que son importantes para el bienestar de cada uno de nosotros, ¡y eso no se tiene que ver alterado por el hecho de cambiarse para una vivienda más pequeña! Por ello, hemos preparado una lista de 6 cosas a considerar si estás a ponderar mudarte a una casa más pequeña.

1.Las comodidades que necesitas

Una mudanza a una casa más pequeña no tiene que comprometer tu comodidad. Piensa en aquello que es prioritario para ti y de lo que no quieres abdicar, como contar con un espacio exterior o hasta con una piscina. Por ello, garantiza que la nueva vivienda cuenta con tus requisitos básicos.

Por otro lado, tener menos espacio dentro de la casa hará que quieras pasar más tiempo fuera. Asegúrate de que hay muchas cosas para hacer en el barrio o en zonas próximas, como centros deportivos o cafeterías a las que puedas ir. Esto también hará que tu sentimiento de pertenencia sea mayor.

2. ¿Vas a organizar una mudanza? Piensa en las necesidades asociadas al teletrabajo

Si estás pensando en trabajar desde casa, ten en mente que vas a necesitar un espacio propio para trabajar. Este espacio puede ser desde una oficina a un lado de la sala o el cuarto, donde cuentes con espacio y con los elementos necesarios para hacer tu trabajo. Si lo prefieres, existen también espacios de coworking, cada vez más repartidos por todo el país, en los que puedes trabajar y conocer a nuevas personas, así como generar nuevas oportunidades.

3. Número de personas del agregado familiar

La dimensión de la familia es, obviamente, uno de los factores más importante cuando se está organizando una mudanza. Al cambiarte a una casa más pequeña, ten también en consideración las necesidades individuales de cada persona. ¿Habrá un cuarto para cada hijo y otro para la pareja? ¿Los pequeños van a compartir el cuarto?

Además, piensa también en la necesidad de tener un espacio personal para cada miembro. Hay personas que necesitan un cuarto de baño individual o una habitación propia, mientras que a otras no les importa compartirlos. En definitiva, certifícate de que la casa nueva sigue cumpliendo con los requisitos básicos de la familia o pareja.

4. Visitas de amistades y familiares

Piensa con anticipación en el número de visitas de amigos o familiares que vas a tener, en qué situaciones y con qué frecuencia. Si eres de las personas que prefieren estar en su propio espacio y solo recibir visitas para una cena o evento puntual, este no será un factor decisivo.

Sin embargo, si te encanta organizar cenas o fiestas con los seres queridos y tener huéspedes en casa, ¡la situación es bien diferente! Pondera si es necesario contar con un cuarto de visitas (que puede servir para recibir a los hijos, familiares o amistades), o con un espacio en casa más versátil que te permita hospedar a los invitados e invitadas cómodamente.

5. Los requisitos de organización y almacenamiento son esenciales al organizar una mudanza

Otro punto esencial tiene que ver con tus necesidades de organización y almacenaje. Está claro que, al mudarte a una casa más pequeña, muchas de tus pertenencias y muebles no podrán ser colocados en la nueva vivienda. Reflexiona anticipadamente sobre lo que quieres hacer con estos bienes: ¿venderlos, donarlos, almacenarlos? Aunque dones o vendas la mayor parte de las cosas que no quepan en tu nuevo inmueble, contar con un sótano, garaje o almacén pueden ser igualmente de gran utilidad.

6. Proximidad de vecinos

Cuando se plantea hacer una mudanza a una casa más pequeña, esto puede significar optar por un apartamento en un edificio o en una comunidad. Antes de comprometerte con una vivienda de estas características, ten en cuenta lo siguiente: puede ser muy positivo para aquellas personas que buscan un mayor espíritu de comunidad, pero puede ser bastante negativo para quien desea una vida más sosegada y tranquila.