centro de planchado

Para la gran mayoría de la población, planchar no es la actividad más placentera del mundo. Supone pasar varias horas intentando eliminar los cientos de arrugas que se forman en las prendas de ropa tras el lavado y el secado. Este es, junto con la falta de tiempo libre, uno de los principales motivos por el que muchas personas acaban llevando su ropa a la tintorería más cercana y gastando más dinero de lo que sería recomendable. Sin embargo, a día de hoy es posible conseguir un acabado profesional en nuestro propio hogar adquiriendo un centro de planchado de última generación que facilite enormemente esta tarea.

Las nuevas tecnologías han dado luz verde a la aparición de centros de planchado, planchas generadoras de vapor o vaporizadores verticales más modernos e inteligentes que disminuyen notablemente el tiempo dedicado al planchado al acabar de forma eficaz y rápida con todas las arrugas visibles. De hecho, el vapor generado en la caldera es el principal responsable de la eliminación de las arrugas en una única pasada en cualquier prenda de ropa, sin importar el tipo de tejido del que se trate. Al adaptarse a las necesidades de cada usuario, los resultados finales no tienen nada que envidiar a las de un planchado profesional.

Para un resultado óptimo, es recomendable comprar una tabla de planchar ya que contribuye a una mayor comodidad y eficacia durante todo el proceso. A día de hoy, existen numerosas tablas en el mercado entre las que elegir con características de lo más curiosas: transpirables para evitar la humedad, función aspiración, función calentamiento e incluso función soplado para las prendas más delicadas y ligeras. Dejando a un lado los detalles técnicos, es recomendable escoger una tabla con una superficie suficientemente amplia para planchar y que sea además regulable para poder situarla a la altura más adecuada para cada miembro de la familia.

Por otro lado, la posibilidad de hacerse con un vaporizador vertical ha transformado las necesidades diarias de cualquier hogar. Este tipo de aparatos son muy versátiles y permiten en cuestión de segundos acabar con las pequeñas arrugas que se forman en la ropa por haber estado guardadas en el armario. Asimismo, una de las funciones con las que cuentan estos vaporizadores es la de quitar los olores de prendas y de tejidos, pues no solo están destinados al planchado de ropa sino a otros elementos del hogar como son las cortinas. Es una opción realmente útil cuando se tiene poco tiempo, dando unos resultados óptimos en cada planchado.

Por último, algunos de los consejos para obtener un planchado profesional con vapor en casa son los siguientes. En primer lugar y un punto obvio es que se debe preparar correctamente la plancha llenando el deposito de agua y esperando a que esta alcance la temperatura adecuada. Asimismo, es importante mantener un cuidado exhaustivo de la plancha. Si la suela o la caldera se encuentran sucios o en mal estado pueden llegar a provocar severos daños en los tejidos a tratar. Regular la temperaturaen función del tejido es primordial antes de comenzar el proceso de planchado a vapor, ya que de esta manera las prendas aguantarán más tiempo intactas.