A la hora de decorar nuestro hogar, el cuarto de baño quizás sea la estancia a la que menos interés le prestamos. El tamaño del mismo suele ser el primer impedimento con el que nos enfrentamos ya que pensamos que el espacio es fundamental para lograr un baño personal e íntimo donde iniciar nuestro día o donde poder relajarnos. Pero no hay nada de cierto en esta suposición e, independientemente del tamaño, es totalmente posible crear un cuarto de baño único y 100% personalizado, ¡tan solo debes agudizar tu ingenio!. En este post te damos las claves para convertir tu baño en un espacio con el que te identifiques.

¿Por dónde comenzar?

No es necesario contar con un gran presupuesto, hacer grandes cambios ni levantar suelos y paredes para conseguir el objetivo marcado. Tener en cuenta aspectos como la luminosidad, elegir los muebles apropiados y jugar con los complementos y textiles, pueden marcar un antes y después en la decoración de todo baño.

Los muebles

La elección de los muebles marcarán el estilo que quieres imprimir. Con tan solo cambiar la pieza central, nos referimos al mueble del lavabo, lograrás rediseñar toda la estancia. Puedes elegir entre diferentes estilos: nórdicos, minimalistas, de madera rústica, clásicos, vintage… en el mercado encontrarás infinitas posibilidades. Podrás adquirir muebles de baño baratos, con estilo y capaces de adaptarse al espacio disponible sin grandes dificultades.

Si tu baño es pequeño, lo ideal son los muebles blancos y suspendidos ya que ofrecen un efecto visual de amplitud y ligereza. Aprovecha las paredes para colocar ganchos con cestas, estanterías o columnas colgantes para tenerlo todo organizado y a la vista.

Si dispones de dimensiones suficiente, lógicamente, las posibilidades aumentan ya que, además de poder jugar con el color, podrás usar carritos auxiliares, estanterías de almacenaje abierto o cajoneras con la que complementar la decoración y, a la vez, te ayuden a mantener el orden.

La iluminación

Otro aspecto importante es la iluminación, sobre todo si el baño es de dimensiones reducidas y no dispone de una entrada de luz natural. En este caso es importante contar con una fuente de luz artificial con suficiente potencia ya que es la única manera de evitar las incómodas sombras a la hora de maquillarse, depilarse o afeitarse.

La elección del espejo también es decisiva ya que, además de su aspecto funcional, es un elemento clave en el diseño de la estancia que ayuda a imprimir mayor sensación de amplitud y luminosidad al espacio. En un baño pequeño es fundamental potenciar estos aspectos; por tanto, el espejo debe de ser grande y sin marco, o bien, un espejo con almacenaje.

Los accesorios

Para terminar de definir el diseño de tu cuarto de baño, los complementos y textiles ponen el broche final. Colocar elementos decorativos como pequeñas plantas, botes de sales, vela o incluso cuadros, será todo un acierto. Los textiles también juegan un papel importante; las toallas, cortinas de ducha y alfombrillas, aportan el colorido a la estancia; solo debes de elegir una gama de color y combinarla de forma que resulte armoniosa.

Los textiles con colores neutros combinan a la perfección con los muebles fabricados en materiales naturales y dan como resultado un espacio que invita a la relajación, con lo que crearás una especie de spa en tu propio hogar. En cambio, incorporar una colorida cortina de ducha como eje central, te permitirá crear un espacio con mucha más chispa.

Como ves las posibilidades de renovar tu baño sin tener que realizar una gran inversión son realmente infinitas, solo debes de analizar el espacio disponible, decidir qué estilo decorativo quieres imprimir en él y elegir los muebles y complementos apropiados. ¡Esperamos haberos inspirado!