¿Quieres mantener el control de quién llega a tu vivienda y llama a tu puerta? Una de las opciones que están más de moda es la de instalar una mirilla digital en los accesos a nuestra casa; la tecnología y la seguridad van así de la mano. Podremos ver de forma remota y con total discreción quién llama a nuestra puerta y tener una visión panorámica de la entrada gracias a la cámara incorporada en estos aparatos. Vamos a hablar de las ventajas y características asociados a los mismos. Tomen nota.

Ventajas de las mirillas digitales

Es obvio que no es lo mismo tener en casa una mirilla tradicional (más limitada en cuanto a visión y posibilidades) que una mirilla digital que disponga de un buen catálogo de prestaciones.

Muchas veces, bien porque estamos ocupados o bien porque solo aceptamos recibir una visita concreta, nos viene mejor disponer de una mirilla digital que nos aporte un extra de seguridad y por la cuál podamos identificar bien quién está al otro lado de la puerta.

Las mirillas digitales son versiones evolucionadas de la mirilla convencional, e incorporan tecnología punta; normalmente disponen de una pantalla LCD táctil a través de la cual observamos el exterior con todo lujo de detalles. Son intuitivas y fáciles de utilizar y configurar. Hay que tener en cuenta que los fabricantes aspiran a crear mirillas para todos los públicos y, por tanto, la tecnología deber ser sencilla de entender.

Algunos modelos de estas mirillas cuentan con un sensor de movimiento que activa la cámara cuando alguien se acerca a nuestra puerta. Además, podemos instalar la mirilla en cualquier lugar de casa, por lo que no tendremos que acercarnos a la puerta si no lo deseamos.

Otra de las ventajas de estas mirillas es que están saliendo modelos cada vez más económicos (su rango de precio suele estar entre los 50 y los 300 euros), y ya cualquier persona puede instalarla en su casa con unos modestos ahorros.

Características principales de las mirillas digitales

Las mirillas digitales suelen incorporar un circuito de audio bidireccional por el cual podremos hablar con nuestra visita (y ella con nosotros) gracias a los micrófonos incorporados de la cámara externa. Así la comunicación será fluida en todo momento.

Dependiendo del modelo y de la marca, el ángulo de visión va desde lo 90 a los 180 grados, mucho más amplio que la visión restringida de una mirilla convencional.

Otra característica que las define y que supone una ventaja con respecto a la tecnología analógica es la capacidad de visión nocturna que suelen desarrollar las mirillas digitales. Esto nos va a permitir ver perfectamente quien llega por la noche a nuestra casa.

La mayoría de ellas funciona gracias a una batería recargable con función ahorro de energía que suelen tener una duración de varias horas; además, las cámaras, tipo ojo mágico, están incrustadas en carcasas metálicas para garantizar la protección del aparato.

Las mirillas digitales modernas pueden grabar vídeo y realizar fotos si así lo estimamos oportuno. Además, ese contenido audiovisual se puede descargar en el ordenador para más tarde revisar lo grabado.

En definitiva, las mirillas digitales están creciendo mucho en el mercado de la seguridad en el hogar. Hoy en día compensa tener una en casa, para así abrir la puerta tan solo cuando lo deseemos con la máxima seguridad y la mayor información posible.

Fuente: https://www.comprarpedia.com/mejor-mirilla-digital/