Si creías que bastaba con una escalera, descubre por qué necesitas un andamio

Muchos propietarios tienen en mente una reforma de la fachada o una reparación en el hogar y a veces no saben por dónde empezar. Para evaluar bien esa obra hay que dedicar algo de tiempo a comparar presupuestos y diferentes empresas, y localizar los elementos que se van a necesitar como puede ser por ejemplo un andamio. Lo ideal es alquilar los elementos necesarios por un módico precio por el tiempo que dure la obra.

Alquilar un andamio, una plataforma, herramientas o cualquier elemento que se pueda rentar es una forma de recortar gastos. Hacerlo así permite además que se pueda elegir en función de las necesidades; hay andamios convencionales, módulos, de tijera, pasarelas, andamios de paso, etc. Se puede necesitar incluso alquilar pequeñas escaleras para esas reformas del hogar o de jardinería. De todas formas hay que comparar precios en materiales de ferretería, de baños o material de construcción.

Comparar no significa escatimar

No siempre la mejor opción es la más económica. La finalidad de la comparación es lograr la mejor relación entre calidad y precio, a la vez que se recorta un poco en el presupuesto que ya de por sí supone un esfuerzo para la mayoría de los hogares a la hora de emprender una reforma en casa.

Qué tipo de andamio necesito

Lo más probable es que para las reformas del hogar sea suficiente con un andamio convencional doméstico, que son modelos sencillos compuestos por un par de escaleras y una plataforma y que además suelen tener ruedas para facilitar su movilidad.

También hay andamios de un nivel más profesional, que están formados por grandes plataformas de trabajo fijadas a postes verticales. Estos permiten trabajar con mayor comodidad durante más tiempo y resultan más seguros ante las caídas porque proporcionan una mejor movilidad en su superficie.

Y luego nos encontramos los andamios de obra tradicionales que están compuestos por más piezas formando una estructura más compleja pero también más sólida. Habitualmente son de aluminio para poder reducir su peso. Estos andamios son fijos, por lo que para una reforma de nuestro hogar lo más probable es que sea suficiente con uno portátil de menor tamaño.

¿Cómo saber qué andamio se necesita?

Para elegir el que necesitamos hay que tener en cuenta cuánta altura precisamos alcanzar para realizar la tarea con comodidad. Es el punto más importante que hay que valorar. Para ello sólo hay que dejarse asesorar por la empresa a la que alquilemos el material.

Otra ventaja del alquiler es el hecho de tener la tranquilidad de que hay un profesional detrás, ocupándose de que ese material cumpla la normativa legal y, en materia de seguridad, que tiene un mantenimiento adecuado y un seguro de reparación cuando se necesite.

Por qué un andamio y no una escalera

Para trabajos más pequeños puede bastar con una buena escalera, pero compensa invertir en el alquiler de un andamio. Éste nos permitirá una superficie en la que trabajar con mayor holgura, con un espacio más amplio y mayor seguridad para mantener el equilibrio y una buena sujeción. Además nos permite tener al lado y de manera accesible objetos como botes de pintura, cemento, pinceles, paletas, etc.

Es una cuestión de comodidad y cuando se realizan tareas de este tipo compensa invertir un poco en facilitar el trabajo. Cuando se trata de trabajos en altura la seguridad es lo primero.