Los mejores consejos para desatascar tuberías

por Gemma

El atasco de las tuberías es una de las averías que se dan con mayor frecuencia en el hogar. Una solución fácil y rápida, es la de llamar a una empresa de desatascos como https://desatascosurgentes.org/. Pero antes de llegar a este extremo, también puedes intentarlo por ti mismo. A continuación, explicamos algunos de los remedios caseros que resultan más efectivos para desatascar tuberías.

Desatascador

Si notas que las cañerías están atascadas, a lo primero que debes recurrir es el desatascador. Para utilizarlo adecuadamente, llena ¼ del fregadero con agua, la cual hará de sellado; de esta manera, el desatascador funcionará perfectamente. Coloca el chupón alrededor del orificio del desagüe y con un paño cubre el respiradero.

Luego, tira del chupón haciendo movimientos ascendentes y descendentes, bombeando para realizar presión y que de esta manera lo que está obstruyendo las tuberías se mueva. Si consigues desatascar la tubería, un buen truco para acabar de manera definitiva con el problema es verter una olla de agua hirviendo con sal; también puedes utilizar un par de litros de vinagre hirviendo. Si optas por el segundo remedio, no utilices el fregadero o el lavabo durante unas horas.

Bicarbonato y vinagre

Este es uno de los remedios caseros más utilizados en todo el mundo para desatascar tuberías de una manera efectiva. Es muy sencillo tanto de preparar como de aplicar.

Simplemente tienes que llenar medio vaso de bicarbonato y medio vaso con vinagre. Luego, pon a hervir una olla llena de agua con un buen puñado de sal.

Cuando lo tengas todo lista, vierte por el sumidero el bicarbonato; para que te resulte más sencillo puedes utilizar una cucharilla pequeña. A continuación, vierte el vinagre por el sumidero; es completamente normal que salgan muchas de burbujas. Debes dejar actuar a la mezcla durante 15 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, vierte el agua hirviendo con sal por el fregadero. De esta manera, consigues despegar todas las sustancias adheridas a la tubería, como grasa o restos de alimentos.

Limpieza manual

Y, por último, la limpieza manual, la técnica más tradicional de todas. Debes extraer la tapa del desagüe; para ello primero debes desatornillarla por debajo del fregadero. Una vez hayas abierto el fregadero o lavabo, puedes extraer toda la suciedad acumulada en el mismo y que está impidiendo que el agua circule con normalidad. También debes limpiar el sifón del drenaje.

Ayudándote de unas herramientas, tienes que limpiar las zonas cercanas a la cañería; en ellas se suele acumular bastante suciedad, la cual puede impedir el paso del agua. Una vez hayas finalizado, simplemente tienes que volver a colocar todas las piezas en su sitio.

Como puedes comprobar, desatascar las tuberías no es en absoluto complicado. Puedes escoger aquel remedio o técnica que mejor encaje con tus gustos. Generalmente, el remedio de vinagre y bicarbonato de sodio es el más utilizado ya que aporta muy buenos resultados y es muy sencillo de llevar a cabo.

No dejes de visitar