Ilustración personalizada: el toque diferencial en tu decoración

por Rubèn

En el mundo de la decoración, la diferencia y la originalidad son valores al alza que cualquier interiorista que se precie busca para generar espacios armónicos y con carácter. Una recomendación que siempre hay que tener en cuenta es la de intentar en la medida de lo posible adaptar el estilo de decoración así como los diferentes accesorios y elementos decorativos a tu propio estilo de vida, a tus gustos y a las necesidades. Pictorini te ofrece ilustraciones personalizadas como un aspecto singular para la decoración de cualquier rincón de tu hogar.

¿Por qué poner una ilustración como parte de tu decoración?

En primer lugar, una ilustración como un cuadro es arte y puede llegar a formar parte de la decoración de tu hogar. De hecho, seguro que tienes cuadros en ella. Si es así, debes plantearte que todo aquello que sea personalizado, además de encajar mucho mejor contigo y con tu estilo de vida, lo puedes adaptar a los colores que más te interesan así como le van a dar el carácter necesario para que pueda ser un espacio a tu manera.

En el salón

El salón es una de las estancias principales del hogar y en consecuencia, una ilustración personalizada en ella puede ser todo un emblema. Tanto porqué la pongas en una pared como punto focal para generar un contraste y enviar todas las miradas hacia ella, como por el hecho, de que poniendo un cuadro solo decoras, si lo haces con algo personal de forma indirecta estás hablando de ti e imprimes tu carácter en tu propia decoración. A su vez, es algo totalmente original y rompedor que hará las delicias de tus invitados.

En un dormitorio

En ocasiones no encontramos el accesorio perfecto para decorar un dormitorio, o alguna pared nos queda en blanco y no acaba de encajar nada. Si pones ilustraciones personalizadas puedes aprovechar mucho mejor el espacio disponible en tu pared, vas a generar un ambiente más cercano e íntimo ya que va a llevar tu propio sello personal. En la decoración de dormitorios, es un plus, saber combinar colores y conseguir aportar tu propio toque diferencial para hacerlo tuyo.

En un pasillo o recibidor

El recibidor es la primera impresión de un nuevo visitante en tu hogar. Y es frecuente pensar que a primera vista, lo que ves en esta estancia, lo trasladas al resto de la decoración. Así que poner una ilustración personalizada en esta parte de la casa es enviar un mensaje muy claro a todo aquel que la visite. Esa casa es tuya, y la decoración está pensada como parte de lo que eres tú mismo, tu reflejo. Así mismo, los pasillos que suelen tener paredes vacías pueden ser un buen lugar, donde se producen transiciones para colocar una.

Más ideas sobre las ilustraciones como decoración

Debes tener en cuenta, que las ilustraciones son una forma de mostrarte a ti mismo ante cualquier persona que venga a tu casa. Esto conlleva matices positivos que hablan sobre ti y tu personalidad, y también sobre tu forma de decorar. Las ilustraciones personalizadas pueden ser a partir de una foto. Además, el hecho que sean personalizadas te permite colocar realmente lo que te apetece. Puedes hacer una ilustración con tu mascota, con tu familia o solo con tu pareja. Solo depende de lo que tú prefieras.

En resumen, colocar una ilustración personalizada en tu hogar es una buena manera de imprimir personalidad a la decoración de tu vivienda. Puedes colocarla en cualquier estancia, aunque puede tener un impacto especialmente positivo en el salón, en un dormitorio o en recibidor y pasillos. En este caso, tiene una influencia directa sobre la decoración de paredes. Nuestra recomendación es que pidas la primera, no podrás parar de decorar con ilustraciones hechas a tu medida.

No dejes de visitar