Ya no queda nada para la Navidad. Por mucho que pase el tiempo esta tradición se mantiene, y estas fechas son de las más especiales de todo el año. Son días para celebrar en familia y disfrutar todos alrededor de la mesa.

¿Algún contratiempo? Evidentemente las prisas. No siempre tenemos tiempo para preparar las Navidades como queremos, y a veces sentimos verdadera ansiedad viendo que se nos acumulan las cosas que hacer. Que no cunda el pánico. Son muchas las ideas a las que podemos recurrir para que este año no nos pase lo mismo, y para disfrutar de unas fiestas más originales y completas.

¿Te atreves con un curso de cocina?

Los cursos de cocina permiten optimizar los recursos que tenemos a la hora de preparar el menú navideño. Y no solo nos referimos a sacar el máximo provecho a los alimentos, sino también al tiempo con el contamos.

El trabajo o las tareas familiares no son problema, ya que hoy en día no tenemos por qué acudir en persona a recibir esta formación. Podemos hacer un curso online de cocina. Así que no lo dudes, y demuéstrales a todos el gran chef que estás hecho sin tan siquiera salir de casa.

Prepara una cena de Navidad… ¡Anticipada!

Reunir a todos los amigos no será fácil, ya que unos se irán de vacaciones, otros cenarán con sus familias, etc. Pero ¿qué tal si antes de que lleguen las propias Navidades organizas una cena navideña con la que disfrutar todos juntos?

No se trata de que seas tú quien cocine sin parar durante dos días para complacerlos a todos. Poneos de acuerdo para que cada uno lleve algo, su especialidad o algo que le salga especialmente bien.

Haz un taller de adornos con los más pequeños de la familia

¿Te parece que las Navidades son sobre todo para los niños, pero con tanto que hacer no les prestas la atención que se merecen esos días? También eso tiene solución. A los niños les encanta poner en marcha su imaginación, así que aprovecha y dedica una tarde de frío cercana a las fiestas para fabricar con ellos adornos de Navidad para decorar vuestro hogar. Todo se puede aprovechar: botes de plástico, tarros de cristal, papel reciclado, etc. De este modo les inculcas la necesidad de reciclar mientras pasáis un rato en grande.

Sorprende a las personas que quieres con felicitaciones personalizadas

Se huele de lejos cuando se recibe una felicitación navideña estándar, que probablemente también le habrá llegado a otro montón de personas de parte del mismo remitente. Atrévete a ser un poco más rompedor, y a personalizar las felicitaciones con las que les desearás unas felices fiestas a los tuyos.

Cualquier fin de semana puede ser la ocasión perfecta para hacer este trabajo. Si no os vais a ir de viaje a ninguna parte, sacad un día y dedicadlo a preparar estos christmas. Poned en marcha toda vuestra imaginación para dejar a todos con la boca abierta.