¿Goteras en casa? Te aconsejamos qué hacer

por Gemma

Las goteras es uno de los problemas más comunes en las casas. Es normal preocuparse ante este escenario, pero su existencia es más habitual de lo que a veces pensamos.

Tener fugas de agua o humedad en la vivienda le puede pasar a cualquiera. En ocasiones, se deja un grifo abierto o los años pueden deteriorar la estructura; no importa el caso, lo relevante es solventar esta circunstancia para evitar inconvenientes mayores.

Si tienes una gotera en casa, te aconsejamos que sigas los siguientes pasos:

1.  Identificar el origen

Revisa la vivienda. Intenta encontrar el punto de donde proviene el agua: si procede del techo, de las paredes, del sanitario, del dormitorio o de algún otro punto.

Distinguir el origen de la gotera ofrece una idea de qué puede estar ocasionando el problema. En caso de no poder determinar el principio de la fuga, lo más recomendable es contratar a especialistas que inspeccionen el lugar y lleguen a una conclusión.

Es conveniente que cierres la llave de paso de agua para evitar que el daño sea mayor, especialmente si vives en un edificio con más vecinos.

2.  Detecta el motivo

Las causas de las goteras pueden ser varias. Puede ser que falten tejas, agujeros originados por animales, etc.

Una fuga deja su huella. Sin embargo, no siempre emana del lugar que pensamos que es obvio. En algunos casos, el agua entra por alguna zona y se desliza. También hay tuberías que transcurren por espacios de ventilación, chimeneas y respiraderos y esto podría ser otra posible causa de las goteras en casa.

Una vez se detecta el origen de la fuga y se conoce la causa, es el momento de estudiar las distintas posibilidades que hay.

3.  Evaluar opciones y arreglar la gotera

Hay múltiples formas de solventar una fuga de agua. Evidentemente, dependerá de la causa de la gotera, debido a que hay principalmente dos tipos: desde el exterior hacia el interior de la edificación, o desde el interior hacia el exterior.

En el primer caso, se causan daños a los revestimientos y a otros elementos constructivos. Además, hay riesgo de seguridad porque el agua puede entrar en contacto con las instalaciones eléctricas.

En el segundo tipo, el problema principal es la pérdida del volumen que sobresale de los depósitos, lo que produce filtraciones.

Cualquiera que sea la situación, lo mejor es dejar la reparación en manos de especialistas. En empresas como Lemara, líderes en impermeabilizaciones y expertos en inyecciones de poliuretano, te ofrecen diversas soluciones que se adaptarán a tus necesidades.

Impermeabilizaciones

Es el recurso más común cuando la gotera proviene del techo, de algún cimiento o depósito. La impermeabilización es un proceso en el que, a través de sustancias o compuestos químicos, se detiene el paso del agua, protegiendo la estructura de la humedad.

Dependiendo de la zona a tratar, hay impermeabilizaciones de cimentaciones, cubiertas o de depósitos, piscinas, estanques o estructuras de ese estilo.

Asimismo, dependiendo de la estructura, se pueden utilizar láminas y emulsiones asfálticas, pinturas, láminas sintéticas, membranas poliméricas, morteros especiales u osmóticos y mantas de bentonita.

Inyecciones

Lo ideal es tratar la fuga desde su origen, pero no siempre se puede. En algunas situaciones, es necesario tratar el problema en negativo; es decir, desde donde sale el agua.

En la actualidad, son varios los materiales que se pueden utilizar para reparar una fisura o grieta en la estructura. Los sistemas más eficaces son las inyecciones, las cuales pueden ser de resinas (poliuretano), de mortero o de morteros especiales, de geles acrílicos o sellado con morteros de fraguado rápido.

Siguiendo estos tres fáciles consejos, la reparación de una gotera será más sencilla. La recomendación inicial es mantener la calma y siempre buscar la ayuda de expertos en esta materia; eso garantizará un buen trabajo y significará el ahorro de futuros inconvenientes.

No dejes de visitar