Tener nuestra ropa perfectamente planchada y sin marcas de arrugas después del lavado es totalmente indispensable. Sin embargo, muchas veces nos puede costar más de la cuenta ponernos a ello. Lo fundamental es contar con una plancha que nos ayude de la forma más fácil y eficaz posible a tener nuestra colada en perfectas condiciones. Hoy en día dar con la plancha perfecta, dentro de la gran cantidad de modelos diferentes que existen en el mercado, puede llegar a ser complicado. Y más con la cantidad de prestaciones que han ido desarrollándose con el paso de los años.

Comparando productos, nos damos cuenta de que los centros de planchado a vapor con caldera es capaz de llevar el planchado profesional hasta nuestra casa. Las tablas, gracias a su potencia, logran que el planchado, además de fácil, sea más rápido y completo. Y no es que solo tengan ventaja gracias a la rapidez del planchado, sino que gracias a las calderas que presentan, las arrugas se eliminan de una sola pasada con un resultado sobresaliente y en todo tipo de tejidos.

Las planchas con centro de planchado a vapor han terminado por convertirse en el gran aliado del planchado, no ya por su eficacia, sino por su versatilidad; ya que disponen de múltiples funciones según las diferentes necesidades que podamos llegar a tener con nuestra ropa. Los centros de planchado, además, cuentan con calderas de alta presión y orificios en la punta de la suela que permiten obtener unos resultados perfectos, dejando los tejidos completamente secos. Así, las ventajas serían las siguientes:

  • Planchado más rápido que las planchas de vapor.
  • Se eliminan hasta las arrugas más complicadas gracias al vapor constante.
  • Las planchas son cómodas y más fáciles de manejar.
  • Planchado en todo tipo de materiales, más autonomía que las planchas tradicionales.
  • Protección antical.
  • El planchado es más fácil.
  • No sólo plancha, también elimina las bacterias gracias a los intervalos de vapor constante.
  • Elimina malos olores gracias a la fuerza del golpe de vapor de agua.
  • Son fáciles de transportar gracias a su tamaño compacto.
  • Es fácil de utilizar.

En el centro de planchado también podemos ver cómo el desplazamiento de la plancha es diferente, pues la base es más delicada, lo cual protege el tejido mucho más que las planchas convencionales. Al igual que la precisión, que logra que la plancha se deslice más suavemente a través de las pinzas y pliegues. También, en el centro de planchado el agua calienta mucho más rápido por el vapor.

Y es que no es novedad para nadie que a la mayoría de la gente muchas veces les cueste ponerse manos a la obra y planchar la ropa que se acumula. Pero también es cierto que en los últimos años, esta nueva técnica de planchado ha conseguido convertirse en un producto esencial para muchos hogares. Fueron diseñados especialmente para ahorrar tiempo y poder planchar, en el menor tiempo posible, grandes cantidades de ropa. Así que si te preguntas si vale la pena invertir en un centro de planchado, la respuesta es, rotundamente,: sí.