Seguro que tú también has oído hablar de la moda del DIY (do it yourself). El término se refiere al “Hazlo tú mismo”. No se trata de una moda pasajera, sino que en los últimos años se ha convertido en un auténtico fenómeno social. ¿Tú también quieres animarte a elaborar tus propias prendas de ropa y objetos de decoración para el hogar? Al contrario de lo que muchos creen, no es complicado. Solo necesitas una buena dosis de ingenio y, sobre todo, contar con las mejores herramientas

Una práctica con la que disfrutarás mucho ya que, además de entretenerte, te ayudará a ahorrar dinero fabricando tus propios tapices, cojines, lámparas… ¡Un mundo de posibilidades disponible! Propuestas muy originales que te ayudarán a aumentar tu autoestima por la satisfacción del trabajo bien hecho.

¿Cuáles son los principios que defiende el DIY?

Uno de los principios básicos del DIY es el ahorro de dinero. Solo tienes que hacerte con las mejores herramientas y los materiales necesarias. A partir de ahí, haciendo uso de tu ingenio y de tu capacidad creativa, puedes fabricar tu mismo todo tipo de objetos y prendas de vestir. Así, gracias a esta práctica, conseguirás ser mucho más autónomo en tu vida diaria. 

El “Do It Yourself” también se aplica a la reparación de averías de fontanería o a la restauración de muebles, por ejemplo. Son prácticas en las que utilizar tus manos y tu capacidad, sin necesidad de consumir. Seguro que te sientes mucho más satisfecho reparando y restaurante tú mismo la cómoda del dormitorio que mandándolo hacer o comprando una nueva. 

Otro de los principios del DIY es la conservación del medio ambiente, un aspecto fundamental en la sociedad actual. Una base fundamental es que, siempre que sea posible, utilices materiales que puedes reutilizar o reciclar, como el cartón, el plástico y el vidrio. 

Lo cierto es que el auge del “Hazlo tú mismo” es ya imparable. Prácticamente cada día surgen más portales online en los que puedes aprender a hacer tus propias creaciones. 

Beneficios del  DIY

Además de ahorrar dinero fabricando tus propias creaciones, el DIY también tiene beneficios muy interesantes para la salud. Una práctica que te ayudará a relativizar los problemas y aliviar el estrés, algo fundamental para mejorar tu calidad de vida. Pocas cosas hay tan gratificantes y satisfactorias como construir algo con tus propias manos, haciendo uso de tu imaginación y esfuerzo. 

Hay que tener en cuenta que la planificación de un proyecto y el posterior diseño y construcción del mismo, requiere de un gran proceso mental, que te ayudará a mejorar tu imaginación y memoria. 

Del mismo modo que cualquier otra tarea manual, tendrás que mover las manos y los brazos. Es decir, mantenerte activo tanto física como mentalmente. Te vendrá muy bien para potenciar y mejorar la movilidad de los dedos y las articulaciones de las manos. 

En definitiva, el DIY es una práctica que te encantará. Poco a poco aprenderás a fabricar tu propias lámparas, jerséis, cojines…