Aunque hay quienes consideran que decorar espacios pequeños resulta complicado, nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que los salones pequeños ofrecen un amplio abanico de opciones. Teniendo en cuenta una serie de aspectos, como aprovechar al máximo la luz natural o aprovechar al máximo el espacio de almacenaje, todo lo demás depende de tus propios gustos y preferencias.

5 consejos de decoradora para decorar salones pequeños

A continuación os presentamos unos cuántos consejos de decoradora para decorar salones

La clave es la sencillez

Una de las reglas básicas que explica la interiorista para decorar salones pequeños es la sencillez. No se trata de abarrotar el espacio con todo tipo de muebles y objetos de decoración, sino de elegir los justos y necesarios. Apuesta por los tonos claros y mantén todo en perfecto orden. ¡Verás el salón mucho más grande!

Muebles versátiles

A la hora de amueblar y decorar salones de pequeño tamaño, los muebles versátiles son tus grandes aliados. Por ejemplo, las mesas de centro con hueco. Puedes introducir una serie de cajas y así aprovechar este espacio para guardar revistas o mantas. O los sofás canapé tan de moda en la actualidad, en los que puedes disfrutar de un espacio extra para guardar cojines y textiles.  

División de espacios

Si a pesar de que el salón es pequeño quieres introducir un conjunto de sillas y mesas como zona de comedor, puedes dividir ambos ambientes de diferentes formas sin necesidad de levantar un tabique. Por ejemplo, un biombo es una idea fantástica si tienes luz natural en ambas zonas; de lo contrario, una de ellas quedará demasiado oscura.

Los muebles bajos siempre son una gran alternativa. Son muy útiles a la hora de separar ambientes y, además, ofrecen un espacio extra de almacenaje. 

Armonía cromática

¿Alguna vez has oído hablar de la armonía cromática? Es una regla obligatoria para decorar tu salón pequeño con estilo y buen gusto. Escoge un color principal, como por ejemplo el blanco; este siempre es un gran acierto para dar sensación de amplitud y calidez. Luego, puedes jugar con las telas y los muebles en dos o tres tonos: crema y marfil, por ejemplo. Aí todo está en perfecta sintonía. 

Elementos de decoración

Del mismo modo que con los muebles, en un salón pequeño debes introducir los elementos decorativos justos y necesarios. Los cojines son fundamentales para el sofá. Si quieres darle un toque de color y alegría a la estancia, puedes elegir cojines con estampado tropical. 

No te olvides de la alfombra, que le da un toque de calidez de lo más especial a cualquier estancia. Y, por supuesto, un buen espejo para ampliar visualmente el espacio y potenciar la luz natural.

Aprovecha todo el espacio disponible

Y, por último, no te olvides de aprovechar al máximo todo el espacio disponible, tanto a lo ancho como a lo alto. Una librería hasta el techo siempre es una excelente opción. Un gran espacio de almacenaje para libros, discos, etc. Incluso puedes utilizarla para colocar distintos objetos decorativos, como marcos de fotos.