Es lo primero que se nos viene a la cabeza cuando nos ocurre un imprevisto con alguna cerradura que necesitamos abrir urgentemente. Echamos un vistazo rápido por internet y buscamos uno que sea rápido, eficaz y, sobre todo, barato, ¿verdad? En este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre los cerrajeros urgentes, más conocidos como cerrajeros 24 horas.

La importancia de un cerrajero

En muchas ocasiones nos hemos visto envueltos en la tesitura de no poder abrir una puerta y hemos necesitado, con urgencia, echar mano de un profesional de la cerrajería para poder salir del paso. Nos hemos olvidado las llaves en casa o las hemos perdido, se nos ha atrancado la llave, han forzado la cerradura para robarnos o han metido en la cerradura cuerpos extraños a modo de venganza. Sea cual sea el motivo, hemos necesitado de un experto que nos ayude a abrir la puerta.

Muchas empresas de cerrajería (no todas) son 24 horas, porque estos casos suelen ser de carácter urgente. Profesionales expertos en apertura de todo tipo de puertas las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año, incluyendo domingos y festivos, que sean rápidos y eficientes en su labor, es algo necesario y urgente que necesitamos en más de una ocasión. Por ello, la importancia de una buena empresa de cerrajería es vital, y de ahí que temamos a pagar un elevado precio por el servicio.

Pero sin ir más lejos de la realidad, existen empresas que cumplen la regla de las tres “B”, es decir, bueno, bonito y barato. Muchos se preguntarán la tercera en discordia: el precio. Es el motivo principal por el que muchas veces nos decantamos por una u otra opción. Aquí te desvelamos los precios que barajan normalmente este tipo de empresas.

Precios de las empresas cerrajeras 24 horas

Las variables que influyen en el precio son muchas. En primer lugar, destacar que no es lo mismo que un cerrajero vaya con urgencia y en pocos minutos a su domicilio, que pedir cita previa. Obviamente el servicio será más costoso si tomamos la primera opción.

En segundo lugar, dependerá del día que se solicite el servicio. El precio cerrajero no será el mismo si contratamos a un cerrajero un festivo que un día laboral, por ejemplo. Por eso se aconseja siempre que, para no encarecer el precio, se trabaje con cita previa. Será infinitamente más barato.

En tercer lugar, el tipo de incidencia hará que cueste más o menos el servicio del cerrajero. Si el profesional debe romper la puerta o la cerradura, no tendrá el mismo precio que si puede abrirla fácilmente y sin causar ningún desperfecto.

En cuarto lugar, y, posiblemente el más importante, es el asesoramiento. En muchas ocasiones, cuando debemos cambiar la cerradura, la primera opción es ir a la cerrajería más cercana y comprar una cerradura para que el profesional nos la instale en nuestra puerta. Esto es un error muy común, ya que dependiendo de la puerta y de lo expuesta que esté a posibles ladrones, será conveniente comprar uno tipo u otro de cerradura. En estos casos, el asesoramiento es vital para evitar futuros problemas. La única pega es que eleva un poco más el servicio, pero que, a la larga, puede que nos salga hasta más barato.

Por último, hablemos de cifras. Un fallo en la cerradura, un atasco en el mecanismo, o un problema con el bombín puede oscilar entre los 60 euros y los 300, dependiendo del modelo de la cerradura.

En el caso de perder las llaves, cuando la cerradura está echada varias vueltas, el precio puede bailar entre los 80 y los 260 euros, dependiendo de la dificultad que presente la cerradura o el modelo.

En un hipotético caso de una rotura de las llaves dentro de la cerradura, el coste es menor. Estamos hablando de precios que oscilan entre los 70 y los 90 euros, en el caso de que la llave pueda ser extraída.El consejo más importante es el de pedir cita previa, siempre y cuando se pueda y no sea una urgencia. Con esto ahorraremos siempre una buena suma de dinero.