¿Cuánto cuesta instalar una placa de vitrocerámica?

por Rubèn

Una placa de vitrocerámica es un sistema de cocción donde se coloca un vidrio especial entre la fuente de calor y el utensilio para cocinar en sí mismo: una cacerola, una olla o una sartén, por ejemplo. Es una forma moderna de cocinar los alimentos mucho más eficiente que el gas, por el control que te permite de la temperatura. El diseño de las vitrocerámicas depende de las marcas pero los podemos encontrar de muchos tipos, en cualquiera de ellos, vamos a tener que instalarla en nuestra cocina y tiene un coste.

¿Cuáles son los precios por instalar una vitrocerámica?

El coste de la instalación de una placa de vitrocerámica depende de múltiples factores que intervienen desde la mano de obra del propio instalador, pasando por los trabajos que haya que realizar en tu cocina y la cantidad de focos que tenga la vitro, por poner algunos ejemplos.

Tipos de vitrocerámica

Dependiendo del tipo de vitrocerámica que vayas a instalar, vas a tener que dedicar un presupuesto adaptado. Podemos distinguir dos grandes apartados en los que clasificar las vitrocerámicas:

  • Focos de calor: La cantidad de focos de calor que disponga la placa vitrocerámica va a condicionar necesariamente el tamaño, y a más tamaño más complicación para el técnico que se encarga de instalarla y en consecuencia deberemos destinar más dinero. Podemos encontrar cocinas de vitrocerámica con hasta 5 o 6 fuegos o focos de calor y diseños de muchos tipos, desde cuadrados pasando por rectangulares o formas más singulares como redondas o ovaladas.
  • Fuente de energía: Otra forma de diferenciar los tipos de vitrocerámica es sabiendo de donde obtiene la energía para generar el calor que va a dar lugar a la cocción de los alimentos. Estos son básicamente dos: electricidad y gas. Aunque el gas es más económico, tiene más dificultad de instalación; mientras que en el caso eléctrico, es más sencillo pero la factura mensual de luz será más costosa. 

Los diferentes tipos y la combinación entre ellos condicionan el presupuesto que debes invertir en la colocación de tu placa vitrocerámica. Para que te hagas una idea, instalar la vitrocerámica de dos focos en una cocina a la que no haya que modificar nada, puede salir por 170-200 € de media. Sin embargo, una de cinco focos, puede ascender hasta 500-600€ de media. 

Mano de obra

Otro factor que influye en el precio de la instalación es la mano de obra, esto va en función básicamente de las horas destinadas a la instalación, del material necesario y las modificaciones, sobre todo si son muy cuantiosas en la cocina. Dentro de este concepto también encontramos otros factores como son el desplazamiento o el nivel técnico del instalador.  

Por norma general, los técnicos suelen ser de una cualificación similar así que su formación no va a ser lo más determinante. El precio de un técnico y su mano de obra, en el ámbito de los electrodomésticos, suele rondar los 25-30€/hora. Pero es habitual que este precio sea un poco más elevado, la primera hora y en un servicio a domicilio que requiere la complejidad que conlleva, por ejemplo, la instalación de una placa vitrocerámica. En este sentido, también podemos encontrar tarifación a minutos, aunque no es lo más habitual.

Más servicios añadidos

El presupuesto final de la instalación de tu placa vitrocerámica va a depender fundamentalmente de los dos factores explicados con anterioridad. Pero dependiendo de cuántos extras quieras añadir, se puede elevar más o menos. Por ejemplo, normalmente la instalación eléctrica, sobre todo si es complicada, tiene un coste extra de entre 50 y 100€. 

Si hubiera que adaptar el mueble de la cocina para la instalación de la vitrocerámica, también habría que contarlo como un extra o hacer a la vez la instalación de vitrocerámica y horno también conlleva un extra. 

Consejos para una instalación de vitrocerámica exitosa

La instalación de una vitrocerámica es una tarea que requiere precisión y cuidado para asegurar su funcionamiento adecuado y la seguridad en la cocina. Aquí te ofrecemos algunos consejos útiles para garantizar una instalación exitosa:

  1. Selecciona el lugar adecuado: Antes de proceder con la instalación, elige cuidadosamente el lugar donde se ubicará la vitrocerámica. Asegúrate de que haya suficiente espacio en la encimera y que esté cerca de una fuente de alimentación eléctrica o de gas según el modelo que elijas. Además, considera la distancia de la campana extractora para una ventilación adecuada.
  2. Planifica la instalación eléctrica o de gas: Si optas por una vitrocerámica eléctrica, verifica si tu instalación eléctrica actual es compatible y cuenta con la potencia necesaria para el nuevo electrodoméstico. En caso de una vitrocerámica de gas, asegúrate de que haya una toma de gas adecuada y que cumpla con las regulaciones de seguridad locales.
  3. Contrata a un profesional: Aunque algunos entusiastas del bricolaje pueden sentirse tentados a realizar la instalación por sí mismos, se recomienda encarecidamente contratar a un profesional. Los técnicos de electrodomésticos tienen la experiencia y las herramientas necesarias para llevar a cabo la instalación de manera segura y eficiente, lo que reduce el riesgo de problemas futuros.
  4. Verifica las conexiones eléctricas o de gas: Antes de encender la vitrocerámica por primera vez, verifica todas las conexiones eléctricas o de gas. Asegúrate de que estén correctamente selladas y conectadas para evitar fugas o problemas eléctricos.
  5. Calibración de la temperatura: Tras la instalación, es esencial calibrar la temperatura de la vitrocerámica. Esto garantiza que la temperatura que seleccionas corresponda con la temperatura real de cocción. Puedes hacerlo siguiendo las instrucciones del fabricante o solicitando la ayuda de un profesional.
  6. Mantenimiento regular: Para prolongar la vida útil de tu vitrocerámica y asegurar un rendimiento óptimo, es importante realizar un mantenimiento regular. Limpia la superficie después de cada uso para evitar la acumulación de residuos que puedan dañarla con el tiempo.
  7. Considera la seguridad: La seguridad en la cocina es fundamental. Asegúrate de que la vitrocerámica esté instalada lejos del alcance de niños y mascotas. Además, utiliza utensilios de cocina adecuados para evitar rayar o dañar la superficie de la vitrocerámica.
  8. Ahorro de energía: Si optas por una vitrocerámica eléctrica, considera la posibilidad de utilizar utensilios de cocina que se ajusten bien a la superficie de cocción para evitar pérdidas de calor. Esto te ayudará a ahorrar energía y reducir la factura eléctrica.
  9. Servicio post-instalación: Después de la instalación, mantén a mano los datos de contacto del profesional que realizó el trabajo. En caso de problemas o necesidad de reparaciones, contar con un experto de confianza puede ahorrarte tiempo y preocupaciones.
  10. Garantía y seguro: Verifica si tu vitrocerámica viene con una garantía del fabricante y considera la posibilidad de adquirir un seguro de electrodomésticos. Esto te brindará tranquilidad en caso de cualquier problema inesperado.

En conclusión, la instalación de una vitrocerámica es una tarea importante que requiere atención a los detalles y, en muchos casos, la asistencia de un profesional. Siguiendo estos consejos, puedes estar seguro de que tu vitrocerámica se instalará de manera eficiente y segura, proporcionándote un valioso equipo de cocina para preparar deliciosas comidas durante muchos años. No escatimes en cuidado y precaución al instalar este importante electrodoméstico en tu cocina.

No dejes de visitar