deshumidificador

La humedad es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan muchos propietarios. Y es que, además de causar un mal efecto estético, también favorece la aparición de hongos y microorganismos perjudiciales para la salud.

La mejor forma de controlar la humedad de casa, y además ahorrar, son los deshumificadores de bajo consumo. Son dispositivos que consumen muy poca energía y mantienen el hogar con una humedad controlada, evitando así la aparición de humedades. Observando una muy buena comparativa, resultan dispositivos 100% recomendables.

Ventajas del deshumificador

Se conoce como deshumificador a un aparato de climatización cuya apariencia es muy similar a una unidad de aire acondicionado. Su principal función es la de eliminar la humedad del aire de la estanca en la que está instalado. Absorbe el agua presente en el aire, disminuyendo así los niveles de humedad y creando un ambiente mucho más agradable.

La humedad relativa del aire es saludable cuandos e encuentra entre el 40 y el 60 por ciento. Valores por encima del 60% se deben controlar, sobre todo si en la vivienda viven personas alérgicas, así como niños o ancianos.

Así, el deshumificador ayuda a disfrutar de un mejor estado de salud. Además, evita la formación de moho en paredes, suelos y techos, un microorganismo muy dañino. Es un aparato muy sencillo y eficaz, esencial en zonas con una gran humedad ambiental.

El funcionamiento es el siguiente. El aire de la estancia pasa poco a poco por el aparato, saliendo con menor humedad y mezclándose con el aire restante. Así se reduce la humedad relativa del aire de la habitación.

¿Qué tipo de humedades existen?

  • Por condensación: se conoce como tal a la humedad que se produce en la ducha, así como en la cocina o por el vapor de la plancha. Si la humedad se estanca y se concentra, puede producir lo que se conoce como condensación, aumentando así el riesgo de que aparezcan hongos. Es por ello que resulta tan importante ventilar bien y contar con un buen aislamiento térmico.
  • Por subidas capilares: las subidas capilares son humedades que aparecen en los pisos superiores de viviendas unifamiliares. En la gran mayoría de los casos se debe a una infiltración lateral del agua. El agua sube por el suelo a través de los ladrillos y las juntas, luego atraviesa los cimientos y hace que se desprenda el revestimiento de los zócalos y los bajos.

¿Cómo evitar la humedad en casa?

Un hogar excesivamente húmedo, además de ser antiestético y tener un mal olor, es muy perjudicial para la salud, sobre todo de niños y ancianos. Así, con el paso del tiempo puede causar problemas respiratorios.

  • Ventilar: el aspecto más importante para evitar la aparición de humedades en el hogar es ventilar de forma adecuada a diario. Es el mejor modo de que el aire circule por cada estancia.
  • Disminuir la producción de humedad: también es esencial evitar en la medida de lo posible disminuir la producción de humedad en la vivienda. Así, por ejemplo al cocinar hay que utilizar el extractor.
  • Temperatura: en cuanto a la calefacción, no es recomendable establecer una temperatura por encima de los 20ºC. No hay que olvidar que el aire caliente produce más humedad que el frío.
  • Deshumificador: por supuesto, la compra de un deshumificador de bajo consumo está más que recomendada. Muchas veces, aunque se tomen todas las medidas preventivas, es imposible evitar la humedad en casa. A menos que haya un dispositivo que permita controlar el nivel de humedad. En el mercado hay muchos de bajo consumo, con una alta eficiencia energética.