A día de hoy, debido a la cada vez mayor conciencia medioambiental, son muchas las personas interesadas en las viviendas eficientes en Barcelona. Existen una serie de medidas a considerar para conseguir una casa eficiente desde el punto de vista energético.

Los mejores consejos para tener una vivienda eficiente

Aislamiento

En primer lugar, hay que prestar especial atención al aislamiento de la propia vivienda. Son las ventanas las principales causantes de la pérdida de calor, de modo que es recomendable optar por aquellas que cuenten con aislamiento térmico. El doble acristalamiento con cámara intermedia permite un ahorro de hasta el 50%. En caso de que no sea posible cambiar las ventanas, lo mejor e sellarlas con silicona para mantener el confort térmico dentro de casa.

Electrodomésticos

Son los electrodomésticos los principales responsables de la mayor parte del consumo energético en el hogar. Así, es conveniente optar por aquellos con etiqueta de eficiencia A+++. Si bien es cierto que su precio de venta es mayor, a medio plazo compensan gracias al ahorro que suponen en la factura de la luz.

Calefacción y aire acondicionado

Utilizar de modo inadecuado la calefacción o el aire acondicionado puede suponer un gran problema. En el caso de la calefacción, en ningún caso la temperatura debe ser superior a los 22ºC por el día y 16ºC por la noche. Cada grado de más supone un incremento del 8% en la factura. Por supuesto, es importante establecer medidas adicionales, como cerrar las puertas de las habitaciones para mantener el calor, cerrar los radiadores de aquellos dormitorios que no se utilizan, etc.

En cuanto al aire acondicionado, la temperatura ideal es de 25ºC. No es recomendable que la diferencia de temperatura con el exterior supere los 12ºC.

Iluminación

Uno de los aspectos más importantes en relación a la eficiencia energética tiene que ver con la iluminación. Es tan sencillo como cambiar las bombillas tradicionales por otras LED, cuyo consumo es muy inferior. Además de cuidar el medio ambiente, las bombillas LED tienen grandes ventajas: su vida útil es mayor y, además, permiten ahorrar en la factura de la luz.

Otros hábitos en el día a día

Más allá de la construcción sostenible en Barcelona, existen una serie de hábitos muy sencillos de poner en práctica en la vida diaria. Un gesto tan sencillo como no introducir alimentos calientes en el frigorífico supone una reducción importante en el consumo. De lo contrario, la nevera se ve obligada a trabajar el doble, multiplicando con ello el consumo.

Por supuesto, hay que tener especial cuidado con no dejar las bombillas encendidas, así como los aparatos que no se van a utilizar. Por ejemplo, a la hora de marcharse de vacaciones, es importante desenchufar los aparatos y no dejarlos en stand by.

Son medidas muy sencillas pero al mismo tiempo muy útiles para tener una vivienda eficiente. De este modo, además de cuidar el medio ambiente y tener una casa ecológica, se ahorra en la factura tanto de la luz como del gas, ¿a qué es una maravilla?