aire acondicionado

Con la llegada del verano, es el momento de climatizar la vivienda con la compra de un aire acondicionado portátil. Si tú también has apostado por un equipo de este tipo, es conveniente que conozcas una serie de consejos para sacarle el máximo rendimiento.

Los mejores consejos para aprovechar al máximo un aire acondicionado portátil

Frigorías

Uno de los aspectos más importantes que debes valorar durante el proceso de decisión de compra son las frigorías del aparato. En líneas generales, lo recomendable es comprar un equipo que proporcione entre 100 y 140 frigorías por metro cuadrado cuando se trata de un aire acondicionado con instalación exterior. Sin embargo, cuando el aparato es portátil necesitas que tenga más de 140 frigorías por metro cuadrado para obtener un gran confort térmico.

Así, si por ejemplo el salón tiene 25 metros cuadrados, necesitarás que el equipo de aire acondicionado portátil tenga al menos 3.500 frigorías.

Tubo

Otro de los aspectos que debes cuidar durante el proceso de decisión de compra del equipo de aire acondicionado portátil tiene que ver con el tubo que expulsa el aire caliente al exterior de la estancia. En la gran mayoría de casos es de plástico y no cuenta con ningún tipo de aislamiento, de modo que emite algo de calor a la habitación.

Cuanto menor sea la longitud de este tubo, mejor. De esta manera minimizas los metros cuadrados radiante de calor dentro de la estancia. Elige un modelo de aparato cuyo tubo tenga los menos recodos posibles para que la salida del aire sea más sencilla.

Ubicación

Uno de los factores más importantes para sacar el máximo rendimiento al aparato pasa por colocarlo en el lugar adecuado. Normalmente este tipo de equipos hacen mucho ruido, de modo que situarlos sobre una alfombra es una idea excelente. Recuerda que la alfombra es una superficie aislante, que amortiguará las vibraciones.

En ningún caso debes situar el aparato en las esquinas. La razón es muy sencilla: en esta ubicación las ondas de baja frecuencia aumentarán de forma notable el ruido. Por supuesto, el equipo siempre debe estar bien calzado para evitar la vibración constante.

Otro de los aspectos que debes cuidar sobre la ubicación del aparato tiene que ver con la proximidad a puertas y ventanas. Si lo sitúas justo al lado de la puerta de entrada a casa, solo conseguirás que la diferencia de presión produzca corrientes de aire. Para evitarlo, evita colocar el equipo de aire acondicionado portátil frente a una puerta o ventana que no cuente con un buen aislamiento.

Mantenimiento

Y, por último, del mismo modo que a cualquier otro aparato del hogar, debes dedicar unos minutos al mantenimiento del equipo. Recuerda que el filtro sucio hace que la salida de aire poco a poco se vaya taponando y, por tanto, el equipo pierde eficiencia. Debes revisar y limpiar los filtros de manera frecuente, al menos una vez al mes. También debes observar que los recipientes que hay en el interior del aparato, en los que se almacena el agua de condensación, no se forma moho.