Consejos para reformar una cocina pequeña

por Rubèn

Reformar una cocina puede ser un momento maravilloso para dejar volar nuestra imaginación y conseguir esa cocina que siempre hemos deseado. No obstante, con querer no basta. No es bueno lanzarse a un proyecto sin informarse sobre lo que queremos hacer y sin tener una planificación previa. Esto es algo que señalan en las casas de decoración más prestigiosas de España, desde Madrid hasta los expertos en interiorismo en Granada.

Presupuesto y planificación

Lo más importante a la hora de plantearnos reformar una cocina pequeña es pensar en el espacio que tenemos. Es interesante tomar medidas para poder analizar cada uno de los rincones con los que contamos. También es clave realizar una lista de imprescindibles; y es que es posible que en tu cocina no tengas espacio para un lavavajillas grande, pero puedas poner uno pequeño. Con esta planificación nos aseguraremos de tener las cosas claras a la hora de crear un espacio funcional.

Además, también es esencial marcarse un presupuesto; y es que si no tenemos esta parte clara, es posible que luego la reforma se nos suba un poco de precio.

Escoger la mejor distribución

Una cocina pequeña nos limita mucho en cuanto al espacio se refiere, pero eso no significa que no tengamos que prestar atención a la distribución. Distribuciones hay muchas, en U, en L, lineal etc. No debemos dejar que hablen más nuestras preferencias que las necesidades de nuestro espacio; y es que es posible que sueñes con una bonita cocina en U, pero si tu espacio sólo te permite tener dos hileras enfrentadas para ser más funcional, debes recurrir a esa opción.

En este punto, también sería interesante plantearse la apertura de la cocina. Muchas veces podemos ganar metros tirando un tabique y unificando este espacio con el salón o el comedor. El concepto abierto no sólo es más funcional, es realmente estético. Además, si tu miedo son los olores, recuerda que actualmente las campanas extractoras son de lo más potentes.

Paleta de colores

En cuanto a la paleta de colores, no vamos a engañarnos, la opción más recomendable para las cocinas pequeñas es el blanco. Esto no significa que prescindamos del color; y es que siempre podemos dar pequeños toques vibrantes a través de toques decorativos o bien con una zona de alicatado más colorido.

En cuanto a esos revestimientos coloridos, si están en zonas de cocción, recuerda que deben ser materiales resistentes que aguanten las manchas y las salpicaduras.

Ganar espacio con puertas correderas

Si no has optado por abrir la cocina y quieres ganar unos metros, una alternativa interesante es la de las puertas correderas. Este tipo de puertas son capaces de aprovechar más metros que las puertas abatibles, pues prescinden de su juego de apertura.

Las puertas correderas pueden colocarse sobre guías por fuera de la pared o realizar una pequeña obra para meterlas por dentro. Esta segunda opción es la más recomendable si queremos usar también la pared exterior colocando algún mueble en ella.

No dejes de visitar