El sofá es uno de los principales muebles del hogar y es uno de los preferidos para compartir en familia, con amigos, para ver una película o para ser el espacio de juegos predilecto de los más pequeños, sin dejar de mencionar a algunas mascotas que les encanta jugar y descansar sobre él. 

Lo que queremos decir, es que es muy fácil que un sofá se ensucie, se le acumule polvo o aparezcan manchas, por lo que mantenerlo limpio y en perfecto estado puede ser una tarea ardua, que dependerá del grado de cuidado que se le dé y de un mantenimiento periódico. 

Los sofás en Pamplona son de excelente calidad y los mejores modelos están fabricados con telas antimanchas que son lavables con gran facilidad, lo que permite que podamos estar un poco más tranquilos con sus cuidados, sobre todo si tenemos niños pequeños y mascotas, o solemos usarlo para ver la televisión y comer en él. 

Aunque hay diversidad de materiales en su fabricación, los más comunes son los de tela y no todos tienen la ventaja de ser lavables, por lo que conocer algunas técnicas de limpieza, cuidado y mantenimiento puede ser algo ideal. Es por eso que traemos algunos consejos útiles para que puedas mantener tu sofá en las mejores condiciones estéticas y de higiene. 

Vinagre y bicarbonato: los mejores aliados 

Dependiendo del tipo de sofá y de la practicidad con la que haya sido confeccionado, los hay con fundas que se pueden desmontar y meter en la lavadora. Sin duda alguna, es una de las formas más rápidas y efectivas de mantener un sofá limpio y con buen aroma, pero si éste no es el caso, unos de los productos más recomendados para limpiar la tapicería son el bicarbonato y el vinagre. 

Éstas son las instrucciones básicas para aplicar en tu sofá: 

  • Debes rellenar un recipiente con un litro de agua y luego añadirle un vaso de vinagre y tan solo una cucharada de bicarbonato. 
  • Una vez que los productos estén disueltos en el envase, debes humedecer un paño limpio con el líquido. 
  • Lo que sigue es limpiar el sofá haciendo algunos movimientos circulares, con especial ahínco en las partes que estén más manchadas o sucias.
  • Asegúrate de pasar el paño por toda la superficie, para que la limpieza se realice de forma homogénea y sea más efectiva. 

El agua oxigenada también funciona para eliminar algunas manchas

Otro producto interesante para eliminar las manchas que deja el sudor e incluso rastros de sangre, es el agua oxigenada, ya que es un producto que no estropea los tejidos. 

Ésta es la mejor forma de aplicarla en el sofá: 

  • Debes mezclar el agua oxigenada en agua para que reduzca la efervescencia.
  • Usa un paño limpio y pásalo por todo el sofá, sobre todo en las zonas más afectadas. 
  • Espera a que actúe durante unos minutos y luego debes pasar de nuevo un paño con agua pura para eliminar la solución.
  • Ahora solo es cuestión de esperar a que seque. 

La limpieza en seco

Es una técnica que surte buen efecto cuando los sofás están ubicados en lugares que son un poco húmedos y no tienen buena corriente de aire que permita que se sequen con facilidad. Si es tu caso, puedes llevar a cabo el proceso de la siguiente manera: 

  • Aspira la tela del sofá para así eliminar residuos y migas, es decir, toda la suciedad que sea visible.
  • Debes usar productos como el bicarbonato o un spray limpiador. Lo importante es que éstos no generen espuma y no sea necesario eliminarlos con agua. 
  • Debes aplicar la solución escogida directamente sobre las manchas con un cepillo preferiblemente y luego eliminar los restos con un paño seco. 

El amoníaco para casos extremos

Cuando tenemos muy sucio el sofá, éste es uno de los productos recomendados por su buen efecto para eliminar manchas muy difíciles. Sin embargo, hay que tener sumo cuidado y seguir estos pasos: 

  • Se debe aspirar toda la suciedad y el polvo.
  • Ahora, en un recipiente con agua tibia vierte un chorro de amoníaco.
  • Usa un cepillo de cerdas suaves o una esponja y aplica el líquido sobre el sofá.
  • Una vez hayas pasado la esponja por toda la superficie, pasa un trapo húmedo para retirar la solución y verás como se despega la suciedad. 
  • Al llegar a este punto, es importante ventilar el lugar para que el olor del producto se disipe.