Seguro que al menos una vez en la vida habrás visto un horno de barro y más de una vez habrás degustado las delicias de comidas que en él se preparan y cuyo sabor es definitivamente extraordinario.

Hay quienes tienen la fortuna de tener en casa uno de estos, gracias a fabricantes que hacen bellezas con calidad inigualable mientras tu disfrutas de comidas sanas y muy ricas.

¿Por qué elegir un horno de barro?

Un horno de barro en el hogar significa tradición y buena comida para la familia, aunado a que tiene una serie de beneficios que puede que no hayas notado aún:

Máximo aprovechamiento de la energía, ya que gracias a los materiales de fabricación el calor en su interior se mantiene por varias horas y permiten que realices comidas diferentes a lo largo del día, sin gastar mucha energía.

Menos utensilios y rejillas para lavar, ahorras tiempo, esfuerzo en limpieza y utilizas menos recipientes ya que cocinas en el suelo del horno.

Puedes cocinar en él una gran cantidad de alimentos, desde piezas grandes de carne aprovechando el máximo calor, hasta alimentos más sencillos como pizzas, tartas, asados o gratinados, entre otras tantas comidas. Lo mejor que es el sabor es tan diferente como delicioso, así como la textura y el aroma.

Te ofrecen alimentos realmente saludables, cocinados de forma homogénea, jugosos y con mucho menos cantidad de grasa. Si eres de los que se preocupa por el bienestar propio y de la familia en la alimentación, un horno de barro es perfecto para ti.

Otro de sus mayores beneficios es que reduces el impacto ambiental ya que no contamina con emisiones de CO2, al mismo tiempo minimizas el gasto en la factura del gas y el uso de otros combustibles.

Ahora comprenderás mejor las razones por la que decíamos antes que quienes tienen un horno de barro en casa son muy afortunados, ya que simplemente es una manera de mantener la tradición de tus antepasados, al mismo tiempo que cocinas buenas comidas para compartir entre familiares y amigos y sin contaminar el ambiente.

Hay que destacar además que los hornos de barro y en especial los de Pereruela hacen que el calor interior se produzca con mayor rapidez para alcanzar temperaturas óptimas en menos de minutos, las cuales se mantienen durante horas para que cocines no uno sino varios platos.

El secreto es el uso de ladrillos refractarios de primera calidad y la fabricación a mano aplicando técnicas artesanales tradicionales, cuyo resultado son hornos de inigualable calidad, propiedades extraordinarias, con diseño impecable digno de lucir en cualquier cocina tanto dentro como fuera de la casa.