Cómo vender una casa si te divorcias

por Rubèn

Abordar una situación de ruptura del matrimonio, nunca es sencillo. Tiene connotaciones en todos los aspectos de la vida de una persona: el emocional, en su día a día, el desapego y también en el ámbito económico y de los bienes. Si la pareja tiene hijos en común, se añade a la complejidad de cualquier ruptura. Una de las primeras decisiones llegados a este punto es cómo dividirse los bienes en común, y por ejemplo tomar la decisión de vender una casa que hasta el momento era compartida o bien que se la quede uno de los dos.

Pasos a seguir en un divorcio

El primer consejo que cabe tener en cuenta, es que estés muy seguro del paso que vas a dar. Conviene no precipitarse, tener en cuenta que es una decisión definitiva y que conlleva una consecuencias que hay que aceptar y gestionar de la mejor manera posible. Todo es más sencillo cuando se hace de mutuo acuerdo y de forma amistosa, ya que es mucho más rápido y más fácil de llevar a cabo y se hace menos complicado de gestionar desde todos los puntos de vista. Aunque es una situación ideal que no siempre se da.

Buscar el divorcio amistoso

Si la decisión es en firme, el mejor aliado es llegar a un acuerdo y ponerlo por escrito con la ayuda de un abogado, si es necesario, para facilitarle todo el trabajo a la justicia. El famoso divorcio exprés no deja de ser una modalidad sencilla y sin hijos de un divorcio amistoso. Esto te puede solucionar muchos problemas a posteriori, en todo caso no es la situación más habitual y requiere de un acuerdo firmado plasmado por escrito en un documento.

Dividir los bienes

Tanto si llegas a un acuerdo y tramitas un divorcio amistoso como si tienes que acabar en un juzgado por una falta de acuerdo, vas a tener que dividir los bienes comunes. Puede que te asalten dudas del tipo: cuanto me tiene que dar por el piso mi ex o quién se queda con el coche, por ejemplo. Es importante tener claro, en primer lugar, cuál es el régimen de matrimonio en el que estás casado con las connotaciones en cada caso que ello conlleva.

Recuerda que todo este proceso comporta también una inversión económica tanto en la contratación de un profesional cómo en saber algo tan simple como es cuanto cuesta modificar una escritura para que te puedas quedar con el piso o el bien en común que tengáis que repartir.

Respetar los acuerdos y las sentencias

El siguiente punto se trata de algo obvio pero que en muchas ocasiones genera problemas. Y es la gestión del post-divorcio. Una vez has llegado a un acuerdo ya sea por la vía amistosa o a través de una sentencia judicial, debes cumplir con ese acuerdo. Si no cumples con tu palabra dada formalmente, te puedes poner en serios problemas e incluso incurrir en delitos, así que lo mejor es que cumplas con todos los puntos acordados para evitar problemas futuros.

No dejes de visitar