Si con el paso del tiempo tu armario se ha convertido en un auténtico caos, es el momento de organizarlo desde cero. No valen las medias tintas: tienes que vaciarlo todo, juntar toda la ropa y complementos y ordenar este espacio paso a paso, como te explicamos a continuación. ¡Es fácil si sabes cómo hacerlo!

Organizar la ropa en el armario paso a paso

Limpiar

Lo primero para empezar a organizar el armario es limpiarlo en profundidad. Por lo tanto, debes empezar por vaciarlo y aspirar el polvo y la suciedad acumulados en el interior. Por supuesto, también tienes que limpiar toda la ropa que tengas guardadas.

Una vez has vaciado el armario, llega el momento de clasificar todas las prendas. Puedes establecer tres grupos: ropa que te gusta y te queda bien, ropa que ya no te pones y ropa rota o con algún desperfecto. Todas las prendas del primer grupo son las que debes quedarte. Las del segundo grupo puedes donarlas a una ONG. Y, la ropa del tercer grupo, simplemente tírala a la basura.

Seguro que te asusta tirar ropa, pero, tal y como señala la propia Marie Kondo, debes quedarte solo con lo bueno. Es decir, con aquellas prendas que utilizas o son de calidad. Recuerda: menos es más.

Clasificar

El segundo paso es separar la ropa por tipos para que te resulte más sencillo saber cuánto espacio necesitas para cada cosa: jerséis, pantalones, vestidos, chaquetas y abrigos de plumas, camisetas, blusas… Recuerda que cuantas más divisiones, más fácil te resultará guardar la ropa y encontrarla después. Por lo tanto, puedes hacer subgrupos dentro de cada grupo. Por ejemplo, en el caso de las blusas divídelas en: formales, de manga corta y de manga larga.

Comprobar la distribución

Ahora es cuando tienes que comprobar que la distribución interior de tu armario realmente se adapta a tus necesidades y a tu ropa. Seguro que tus gustos y estilo de vida cambian con el paso de los años. Así, quizá hasta hace algún tiempo tenías muchas prenda de estilo formal, como vestidos largos o camisas, pero ahora eres más de ropa deportiva. Por lo tanto, quizá necesites alguna balda más para tus camisetas o un nuevo zapatero para tus zapatillas de running.

Colocar

Este es uno de los pasos más importantes, así que dedícale el tiempo que necesites. Aunque resulte lógico, no siempre es sencillo. Guarda aquellas prendas que más te pones a mano, a una altura de entre 1 y 2 metros. La ropa de otras temporadas o de uso ocasional puedes guardarla en zonas menos accesibles, como la parte alta del armario.

Doblar

Ahora bien, ¿cómo optimizar el espacio en el armario? Con el doblado en vertical a lo Marie Kondo. Una opción fantástica para guardar camisetas y ropa interior en los cajones. Así disfrutarás de mayor espacio y te resultará mucho más fácil localizar cada prenda.

Organizar

Aunque parezca lo más fácil del mundo, organizar el armario no es tan sencillo. Si tienes muchas blusas, vestidos y chaquetas, quizá necesites más barras. Para almacenar prendas de otras temporadas, utiliza cajas contenedor con etiquetas. En cuanto a las baldas, el principal problema que presentan es que invitan a apilar. Lo aconsejable es no dejar más de 35 centímetros entre ellas para que las prendas no se arruguen y sean más fáciles de encontrar.

Guardar chaquetas

Y, por último, a la hora de colocar las chaquetas en el armario, es importante colgarlas en perchas resistentes. Para evitar que cojan malas formas, lo mejor es abrocharlas del todo.

¡Ahora es el momento de ponerte en marcha y organizar tu armario desde 0!