Cómo montar una oficina en casa que apenas ocupe espacio

por Antoni

Trabajar en casa es considerado un privilegio. Sin embargo, aunque tienes muchas comodidades al alcance de tus manos, es importante crear una zona de trabajo para evitar distracciones. Un espacio agradable y funcional que te permita estar cómodo y, sobre todo, ser más productivo.

En ese sentido, a continuación te mostramos una serie de consejos para montar una pequeña oficina en cualquier rincón de tu hogar.

Todo lo que necesitas saber para montar una oficina en casa

Apuesta por la comodidad. Si no cuentas con mucho espacio en casa y debes instalar tu área de trabajo en el rincón de tu dormitorio, no te preocupes. Las cuotas de las hipotecas y el precio de los alquileres están obligando a muchas personas a vivir en pisos cada vez más pequeños. Afortunadamente existen muchas ideas para crear ambientes reducidos en zonas más funcionales.

Hay escritorios pensados para espacios mini. Solo necesitas comprobar sus medidas y adaptarlo a tu habitación. Por otro lado, una cama plegable es una excelente opción para aligerar visualmente el área, ya que permite ser recogida cuando no se está utilizando. Además, en la parte interior de las camas plegables de pared podemos colocar baldas, cajones o, incluso, un escritorio.

Diseña un espacio agradable. Si vas a pasar muchas horas al día trabajando en este espacio, diseña un ambiente que sea un reflejo de tus gustos y de tu personalidad. De esta manera, la creatividad fluirá sin problemas.

Te recomendamos apostar por colores que te inspiren y te hagan sentir bien. Por ejemplo, escoger tonalidades claras te dan sensación de frescura y descanso, mientras que los colores oscuros sugieren tristeza y melancolía. El blanco, o las distintas tonalidades de madera, te ayudarán a trabajar mejor. También utiliza objetos decorativos.

Elige una zona con luz natural. La iluminación natural aporta muchos beneficios en la salud. Por un lado, elimina bacterias que crecen en ambientes oscuros y húmedos. Por otro lado, influye directamente en nuestro estado de ánimo.

Es importante mantener todo en orden. Procura tener todo en orden y solo tener a mano las cosas que necesitas a diario. Evita saturar el espacio con elementos que no sacarás provecho. Guarda y clasifica tus cosas utilizando cajones, archivadores, instala estanterías, entre otros.

La correcta organización del espacio de trabajo contribuye al equilibrio emocional de las personas. Según la neuroarquitectura, la influencia que el entorno artificial ejerce sobre nosotros está directamente relacionado con los estados de ánimo.

Más que una librería. Puedes cambiar un par de baldas de la estantería por otras extraíbles y reforzadas para crear un espacio de trabajo en tu salón, por ejemplo. Es una solución que se adapta a todo tipo de zonas de estar, ya que cumple dos funciones en una.

No dejes de visitar