Hoy día son muchas las formas que existen para decorar nuestro hogar y una de ellas es usando cuadros. Estos elementos decorativos son usados desde la antigüedad y son capaces de completar un ambiente decorativo, llenándolo de elegancia, atractivo e incluso, misterio.

¿Cómo elegir un cuadro?

Antes de colocar en los espacios de nuestro hogar cuadros modernos o de algún otro estilo, hay algunos aspectos que debemos considerar para que podamos dar con el cuadro ideal.

Lo primero y más esencial es que la obra te guste, para ello puedes ver varios cuadros en el mercado hasta conseguir uno que te atrape, ya sea por la composición, el estilo de pintura o solo porque vaya bien con la decoración del lugar donde lo vayas a colocar.

También debes tener en cuenta el espacio con el que cuentas y saber si el cuadro se adapta a ello, por lo tanto, es importante conocer y escoger bien las medidas para evitar inconvenientes después al colgarlo.

Dependerá también del tipo de cuadro que elijas para el entorno donde lo vayas a colocar, ya sea en el salón, en una habitación o en la cocina, puedes buscar uno que esté relacionado con el espacio.

Por ejemplo, en la cocina puedes colgar un cuadro de frutas o alimentos, o si tu salón tiene una decoración minimalista, puedes colocar un cuadro de este mismo estilo.

Ideas para decorar con cuadros

Son muchos los cuadros que puedes conseguir, tanto en tiendas físicas como de forma online, de diversos tamaños y con marcos diferentes. Sin embargo, aunque las opciones pueden parecer infinitas, hay algunas ideas que puedes aplicar para decorar tu hogar, tales como:

1) En solitario

Si tienes una pintura que te gusta mucho y deseas que destaque en tu decoración, lo recomendable es que la cuelgues sola sin ninguna otra pintura que pueda opacarla. Lo esencial es que capte la atención de cualquier persona que la vea, de una forma elegante y creando la sensación de espacio.

2) En serie o impar

Esta idea es perfecta si tienes dos cuadros que tienen el mismo tamaño y el mismo motivo o uno similar que pueda complementarse. Con estos cuadros, colocados uno al lado del otro, uno arriba y otro abajo, o bien de forma diagonal, le darás al espacio donde lo cuelgues, la sensación de simetría y orden.

Aunque también puedes combinar dos cuadros de diferentes tamaños y motivos pero que compartan una características iguales, como el color del marco, e incluso, usar uno grande y dos pequeños a su alrededor y conseguir un estilo personal.

3) Mismo marco

Si te gusta la armonía pero quieres una composición diferente y personal, puedes colgar obras que tengan pinturas diferentes pero que tengan el mismo marco, tanto en su color como en el material, y en las cantidades necesarias dentro de tu pared, permitiendo que todos tengan su espacio.

4) Junto al cabecero

Otra forma de colocarlos alrededor de tu cama o encima de él, puedes variar las composiciones y el tamaño de los cuadros, pero al final tendrás una decoración armónica y fresca.

5) Blanco y negro

Un estilo muy clásico pero que sirve para cualquier tipo de decoración que tengas en tu hogar, ya sea el dormitorio o el salón, dado que ofrece un estilo elegante; y si lo combinas con marcos minimalistas, tendrás un acabado más sofisticado.

6) Sobre repisas

Otra opción favorable es colocar los cuadros en repisas especiales para ellos. Instala una repisa grande y ancha, sobre la cual podrás poner las obras que deseas, en varios tamaños y estilos.

También puedes instalar otras repisas, abajo o arriba y así tendrás un mayor número de cuadros, para que la pared de tu hogar tenga todo el protagonismo.

El error más común

Uno de los principales errores que se cometen en el momento de usar cuadros abstractos para la decoración de tu hogar, es la altura en la que lo colocarás, dado que si lo haces muy arriba, la iluminación del mismo no será la mejor; y si lo haces muy abajo, puede que esté muy cercano a los muebles.

Para saber dónde colocarlo debes tener en cuenta el punto de vista del observador, que te resulte cómodo de ver. Por lo tanto, la altura que se recomienda para colgarlo, está entre 1,70 y 1,75 centímetros.

Si te mantienes dentro de este rango, garantizarás que tu cuadro vaya perfecto con la decoración de tu entorno. Una vez determines la altura puedes pedirle a alguien que lo sostenga para que no pierdas la medida, además de que te permita tenerlo derecho para que no lo instales inclinado hacia un lado.

¿Por qué comprarlos por internet?

Aunque no estés muy convencido, comprar un cuadro por internet puede ser una excelente opción si deseas encontrar un cuadro con el cual decorar los espacios de tu hogar, dado que te ofrece varias ventajas que debes aprovechar.

Variedad de cuadros

Una de sus principales ventajas es que puedes elegir entre una gran variedad de obras, navegando por el catálogo que te ofrecen las tiendas online, consiguiendo así el modelo que necesites para tu hogar.

Comodidad

Debido a que todo el proceso de compra lo harás desde tu hogar, tendrás la mayor comodidad posible. Tendrás tu tiempo para ver las opciones que hay, pedir y pagar sin que debas desplazarte, ahorrándote tiempo.

Recién pintado

Las tiendas especializadas en estos productos pintarán el cuadro en el momento en que lo pidas, evitando así que pueda dañarse o sufrir golpes como sucede con los cuadros ya expuestos. Esto te permitirá tener una obra nueva colgada en la pared de tu hogar.

Descripciones

También podrás conocer información relevante sobre el cuadro, sus dimensiones, el tipo de técnica, los colores que usa, el lugar ideal para colgarlo, el grosor del marco, el tipo de lienzo y demás.

Los cuadros son un excelente elemento con el que podrás decorar tu hogar y darle el estilo que desees, dado que hay diversas opciones entre las que elegir, por lo que es seguro que conseguirás uno con el que decorar los espacios de tu casa.