¿Cómo hacer una mudanza en la era post-covid?

por Gemma

El COVID-19 ha puesto patas arriba nuestras vidas en un abrir y cerrar de ojos. Hace ya un año que la pandemia que se inició en China empezó también a azotar duramente nuestro país. Muchas cosas han pasado desde entonces y muchas otras cosas han cambiado, quién sabe para cuánto tiempo. A pesar de todo la vida no se detiene, y es por ello que en la medida de lo posible y, haciendo uso de ciertos protocolos de seguridad, buena parte de las cosas que veníamos haciendo anteriormente se pueden a pesar de todo seguir haciendo en la actualidad. Hay cosas como hacer mudanza en confinamiento que son perfectamente factibles siguiendo unas indicaciones básica.

Hacer mudanza en confinamiento

Las mudanzas están a la orden del día. Este nuevo mundo que se nos presenta está constante cambio y movimiento, y es por ello que una persona puede hacer varias mudanzas en un lapso corto de tiempo, ya sea por cambio de trabajo o por búsqueda de algo que nos resulte más conveniente en un momento concreto.

Si recurrimos a una empresa de mudanzas es probable que no tengamos que preocuparnos por nada. Estas empresas, con la mayoría de las empresas de nuestra país, independientemente de su actividad laboral, están perfectamente preparadas y organizadas para afrontar sus labores en esta nueva realidad. Es por ello que en tal caso poco debe preocuparnos, ya que se presupone profesionalidad.

Sin embargo son muchos los que optan por realizar ellos mismos las mudanzas. Ya sea por una cuestión económica o por un aprecio desmedido a nuestros bienes. No es tarea demasiado complicada ni distinta a la que ya veníamos realizando.

Consejos útiles para tu mudanza

En primer lugar podríamos hablar de la desinfección de los bienes que vamos a transportar. Basta con mojar un hisopo, trapo de microfibra o cualquier otro material suave, en un líquido desinfectante. En la actualidad disponemos de una amplia variedad de productos de limpieza y desinfección en el mercado. Podemos usar alcohol isopropílico diluido con un poco de agua, lejía (no se recomienda por ser decolorante) o, soluciones específicas, como Sanytol, especialmente recomendado por su baja toxicidad y capacidad de desinfección. Para esto procederemos a ponernos unos guantes de latex y a ir limpiando todos y cada uno de los productos, que serán posteriormente cuidadosamente embalados en cajas de cartón.

Una vez tengamos todos nuestros productos debidamente embalados toca transpórtalos. Lo normal es que pidamos ayuda a alguien, ya que una mudanza suele ser una tarea dura. Por supuesto las mismas recomendaciones que se usan en la vía pública o locales comerciales son válidas también para este supuesto de mudanza. El empleo de mascarilla y la distancia de seguridad son deseables. Si disponemos de vehículo propio para el transporte debemos ser cuidadosos en la colocación. Por el contrario, si tuviéramos que alquilar un vehículo, pese a que la empresa propietaria probablemente desinfecte los habitáculos entre cliente y cliente, no está de más que nos cercioremos de esto o que incluso repasemos un poco sobre todo asientos, volantes y manetas, es decir, todo aquello con lo que estaremos en contacto de forma directa o indirecta.

Siguiendo estas simples pautas, que no son más que las ya vigentes extrapoladas a este supuesto, no tendremos ningún problema para realizar nuestra mudanza de la forma más segura posible.

 

No dejes de visitar