colchones

Durante toda la vida pasamos alrededor de 27 años durmiendo. Además, dormir bien es esencial para tener una buena salud y disfrutar de una gran calidad de vida. Es por ello que resulta tan importante elegir el colchón ideal para tu descanso. Actualmente, la variedad disponible en el mercado es muy amplia: viscoelástico, látex, espuma HR… No hay una respuesta universal acerca de cuál es el mejor colchón de todos ya que depende en gran medida de los gustos y necesidades personales. Además, hoy en día podemos comprar colchones baratos online y de buena calidad. 

3 claves para elegir el mejor colchón

Complexión

Uno de los aspectos fundamentales para dar con el mejor colchón es valorar tu complexión, analizando tu peso y altura. Si eres una persona gruesa, lo mejor es que optes por un colchón con una gran firmeza, que ofrezca una buena sujeción. 

Respecto a la medida, el colchón tiene que ser al menos 10 centímetros más largo que tu estatura. Y, en cuanto al grosor, lo ideal es que sea de al menos 15 centímetros si realmente quieres dormir cómodo y a gusto

Postura

Tú mejor que nadie sabes en qué postura duermes. Pues bien, este también es un factor que debes valorar durante el proceso de decisión de compra. Si generalmente sueles dormir boca arriba, elige un colchón más bien duro para así evitar malas posturas que afectan a la espalda. 

Si en cambio duermes de lado, el colchón de dureza intermedia  se convertirá en tu mejor aliado para descansar bien. Y, si duermes boca arriba, lo ideal es que elijas un colchón blando para así no forzar en exceso la torsión de la columna.

Material

Por supuesto, debes conocer los distintos materiales de colchón que hay disponibles, teniendo en cuenta sus características. 

  • Espuma: la opción más económica de todas. Tiene una firmeza media y resulta muy manejable porque pesa poco. No resulta la opción más recomendable y, además, tiene poca transpirabilidad. 
  • Viscoelástica: este es uno de los mejores materiales, incluso para personas que pasan muchas horas en cama y/o tienen problemas musculares. La firmeza es baja/media, y su principal ventaja es que se adapta muy bien a la forma del cuerpo, reduciendo los puntos de presión. 
  • Muelles: los colchones de muelles son una de las mejores alternativas para personas calurosas porque resultan muy frescos. Su firmeza es media/alta y tienen una gran durabilidad. Respecto a los contras, no se amoldan demasiado bien a la forma del cuerpo.
  • Látex: los colchones de látex tienen una firmeza media y son muy aconsejables para personas con alguna alergia ya que los ácaros no pueden anidar en este material. Tienen muy buena adaptabilidad, pero sin perder la firmeza. Su única desventaja es que no transpiran muy bien. 

Por lo general, la vida útil del colchón es de aproximadamente 10 años. Una vez transcurrido este tiempo, aunque el colchón esté en buenas condiciones, lo mejor es cambiarlo y renovarlo. Y es que, aunque el deterioro en muchos casos no es evidente, los materiales del colchón pierden sus propiedades con el paso del tiempo.