¿Cómo combinar las mesas y sillas de comedor?

por Rubèn

Combinar sillas y mesas de comedor es ahora más fácil que nunca, porque el contraste entre el estilo de la mesa y las sillas puede ser tan ecléctico como los gustos de las personas. Así que si se posee una mesa y se quieren adquirir sillas o viceversa se pueden crear ambientes increíbles con variadas combinaciones que serán únicas y fuera de serie.

Aunque la mayoría de las personas compran mesas de comedor que vienen con sus sillas en juego, hay piezas de mobiliario que tal vez han sido heredadas de generación en generación y forman parte importante del acervo familiar y se requieran sillas o mesas adicionales que combinen entre sí.

Esto no quiere decir que no se puedan añadir sillas del mismo estilo a la mesa, sino que, a la hora de elegir estas, las posibilidades pueden ser casi infinitas y van a estar determinadas por diversos factores como el gusto particular, el diseño, el resto de la decoración de la estancia y la finalidad que se quiera lograr.

Consejos para combinar mesas y sillas de comedor

En diseño de interiores y mezcla de estilos, textiles, colores y texturas no hay nada escrito. Todo va a depender del tamaño del sitio, el uso que se le dé, el gusto particular de cada quien, el presupuesto disponible, las piezas de mobiliarios con las cuales se cuente y los accesorios para crear un conjunto. Sin embargo, a continuación se ofrecen varios consejos para que una mesa pueda combinar con uno o varios modelos de sillas.

Combinar sillas por pares

Uno de los métodos más sencillos para combinar a la perfección sillas de comedor con una mesa es agrupar estas por pares de modelos y colocarlos en lados opuestos de la mesa. Es decir, dos sillas iguales una frente a la otra.

Esta combinación funciona bien gracias a dos de los principios fundamentales que suelen tomarse en cuenta en el diseño: el equilibrio y la repetición.

Esta reiteración de distintos elementos en una composición (en este caso, las sillas) crea ritmo y dinamismo sin romper la ponderación.

Sillas iguales de colores diferentes

Usar sillas iguales en modelo, pero de diversos colores o tapizados también funciona muy bien a la hora de una combinación distinta de mesas y sillas de comedor. La mayoría de los modelos de sillas se encuentran disponibles en el mercado en variados colores y textiles.

Sillas de iguales formas, pero con colores distintos o forradas en telas de diseños en los cuales uno de los tonos combine con las paredes, las cortinas o elementos estéticos pueden crear un conjunto unitario en lo que a composición cromática se refiere.

Por otra parte, que sean exactamente del mismo modelo crea uniformidad y equilibrio. Esto sirve especialmente cuando se usan los tonos degradados o contrastes fuertes entre colores primarios y secundarios. Eso sí, cuando se utilice esta última opción no hay que recargar mucho el diseño con objetos decorativos.

Diferentes sillas del mismo color

Si se dispone de variados modelos y estilos de sillas, pero se quiere lograr una unidad frente a la mesa del comedor, estas pueden pintarse del mismo color para unificar el conjunto y la composición.

Esta semejanza y equilibrio también puede lograrse utilizando la misma tela para tapizar los asientos de todas las sillas. De esta manera también se alcanza cierta uniformidad.

Mezclar bancos y sillas del mismo color

Combinar sillas de un mismo color de un lado de la mesa y al frente un banco es otra forma de romper la formalidad de un comedor y alcanzar una idea estética de diseño.

Los bancos crean un ambiente tranquilo e informal alrededor de la mesa, al tiempo que aprovechan el espacio limitado. La combinación de banco y silla es adecuada para entornos rústicos o casas de campo o de playa.

Combinar el banco con una mesa a juego o cubrirlo con cojines con la misma tela que las sillas sirve para crear cohesión y uniformidad.

Sin embargo, a través de sus diseños, colores, tapicería o estilo, esta composición debe encontrar siempre un nexo de unión entre sillas y mesa.

No dejes de visitar