ahorrar factura luz

Si quieres pagar menos en la factura de la luz, debes saber que hay algunos trucos muy sencillos con los que puedes reducir el consumo. Tarifas de luz barata y hábitos diarios que te ayudarán a gastar menos en electricidad.

Los mejores trucos para ahorrar dinero en la factura de la luz

Potencia

Uno de los aspectos más importantes para ahorrar dinero en la factura de la luz pasa por contratar la potencia adecuada. Para saber cuánta potencia necesitas, tan solo tienes que saber cuáles son los electrodomésticos y aparatos electrónicos que tienes en casa, y cuál es el gasto de cada uno de ellos en funcionamiento. Tan solo tienes que sumar e consumo de aquellos aparatos que enciendes al mismo tiempo, y añadir un pequeño margen para las luces.

Tarifa de discriminación horaria

Es muy recomendable que contrates esta tarifa con tu compañía eléctrica. Determina dos periodos de consumo, cada uno de ellos con un precio. Por un lado, las horas punta, desde las 12:00 hasta las 22:00 en invierno; y desde las 13:00 hasta las 23:00 en verano. Y, por otro lado, las denominadas horas valle, en las que puedes conseguir un ahorro de casi el 50% en relación a la tarifa base.

Bombillas LED

Si todavía no has apostado por las bombillas LED, es el momento de hacerlo. Recuerda que la cuarta parte de la energía que consumes en casa está destinada a la iluminación, de modo que utilizar estas bombillas es la mejor opción para ahorrar dinero en la factura de la luz. Su duración es de 70 mil horas, mucho mayor que la de las bombillas tradicionales, y tienen un rendimiento del 100%.

Reducir el consumo eléctrico

Si realmente quieres ahorrar dinero en la factura de la luz, debes adquirir una serie de hábitos que te ayudarán a reducir el consumo eléctrico de forma sencilla.

  • Electrodomésticos: es conveniente que apagues por completo los electrodomésticos que no estés utilizando. Recuerda que dejarlos en reposo o “stand by” implica un cierto consumo que puedes ahorrar.
  • Lavadora y lavavajillas: en estos electrodomésticos evita en a medida de lo posible utilizar programas de lavado de agua caliente. Consumen más energía ya que el agua caliente tiene que mezclarse con el agua fría, de modo que el aparato requiere de una mayor potencia para regular la temperatura.
  • Luz solar: por supuesto, debes aprovechar al máximo la luz solar. Evita colocar muebles altos delante de las ventanas, y apuesta por cortinas y estores confeccionados en tejidos naturales, como el lino.
  • Aire acondicionado: durante los meses de verano el aire acondicionado es uno de los electrodomésticos que más consume en el hogar. Es conveniente que lo apagues una hora antes de salir a la calle. Así ahorrarás luz y, además, evitarás el contraste brusco de temperatura.
  • Calefacción: durante los meses de invierno sucede lo mismo con la calefacción. Lo ideal es que la enciendas una hora ante de llegar a casa, manteniendo la temperatura a 22ºC por el día y a 16ºC por la noche. De esta manera podrás ahorrarte un dinero en la factura de la luz.