decoracion de cocinas

Para la decoración de cocinas de diseño moderno es conveniente conocer algunos datos y consejos sobre las tendencias actuales. Lo más importante para acertar es tener en cuenta la estética, pero siempre favoreciendo la funcionalidad. La cocina debe ser un espacio cómodo y práctico, en el que poder comer y cocinar a gusto. 

Ideas para decorar cocinas de diseño moderno

  • Colores: respecto a los colores de la cocina de diseño moderno, todo depende de su amplitud y de la cantidad de luz natural. En cocinas pequeñas, los tonos neutros ayudan a ganar amplitud visual; este criterio ha sido utilizado en varios proyectos de cocina de los interioristas del estudio Docrys & DC. En cambio, si el espacio no es un problema, una de las tendencias actuales es apostar por lo tonos vivos, tanto en las paredes como en el mobiliario: naranja, verde, rojo, etc.
  • Muebles:  los muebles de cocina modernos presentan como características principales el diseño con líneas rectas, acabados con poco bisel y el uso de materiales por lo general con poca textura; un claro ejemplo de este estilo son los muebles de cocina Santos, una marca totalmente especializada en cocinas modernas de la que podemos obtener numerosas ideas.
  • Funcionalidad: más allá de la estética, es muy importante que la cocina sea práctica. A la hora de pensar en la distribución, la zona de almacenaje, cocción y trabajo tienen que formar un triángulo. De este modo el trabajo resulta mucho más sencillo. 
  • Paredes: en las cocinas de diseño moderno se lleva decorar una de las paredes de forma diferente al resto. Por ejemplo, en ladrillo o piedra vista para darle un toque industrial. Hay quienes incluso optan por la pizarra, pudiendo aprovechar este espacio para anotar la lista de la compra. 
  • A mano: y, por último, es importante señalar que todo debe estar a mano y en perfecto orden. Los contenedores de metal y plástico, así como los cestos de mimbre, son ideales para mantener la cocina siempre organizada. 

Espacio y distribución

Sobre el espacio y la distribución de la cocina, todo depende de cuál sea su forma. Si la estancia es alargada, lo mejor es colocar una única línea de armarios, con la que se consigue el conocido como “efecto ensanche”. Además, se puede aprovechar la pared de enfrente para instalar una mesa o una barra.

Para estancias amplias, la cocina con isla es la mejor opción disponible. Una superficie extra que se puede aprovechar como zona de trabajo y también como área para desayunar. Además, la isla cuenta con una gran selección de armarios y cajones, por lo que el almacenaje no es un problema. 

Si la cocina tiene forma cuadrada, la distribución en forma de “U” es una idea fantástica, tanto por lo estético como por lo funcional. Así, se puede utilizar un lateral a modo de encimera, y el otro como fregadero y cocina. 

Y, por último, si la cocina es pequeña, lo mejor es apostar por la distribución en “L”. De esta forma se consigue mayor superficie de trabajo sin recargar el ambiente en exceso. Además, si el tamaño lo permite se puede colocar una pequeña mesa en la pared que queda libre.