Hoy traemos un artículo en colaboración con Dormitorum.com, tienda online de colchones, que nos explicará las claves para elegir un buen colchón para el verano.

Descansar bien es muy importante para tener una buena calidad de vida. Además de cuidar la higiene del sueño, debes escoger un buen colchón, que se adapte a tus necesidades y desde Dormitorum queremos ayudarte.

¿Qué tipo de colchón es mejor para el verano?

Muchas veces, en las noches de verano resulta complicado conciliar el sueño. Más allá de la sensación térmica, en ocasiones tiene que ver con el material del que se componen los colchones. Para elegir el mejor, debes tener en cuenta tres factores clave: firmeza, capacidad de ventilación y transpirabilidad. Además, en Dormitorum cuidamos al máximo los materiales y el proceso de producción de los colchones, contribuyendo así a evitar el calentamiento global.

Viscoelástico

Los colchones viscoelásticos se adaptan muy bien a la forma del cuerpo, aunque no son la mejor opción para el verano. Y es que tienen una capacidad de transpiración y ventilación escasa.

De gel

Los colchones de gel son los mejores para el verano. Tienen una capa de gel, la cual transmite una sensación de frescor de lo más agradable al cuerpo. Además, el gel no se deforma con el paso del tiempo ya que tiene una capacidad para absorber impactos muy alta.

De espuma

En cuanto a los colchones de espuma, son los más tradicionales de todos. Se componen de poliéster o poliuretano. Actualmente puedes encontrar espumas de alta densidad, que son muy duraderas y, además, no se hunden.

Factores que influyen en tu descanso

Más allá del material, debes tener en cuenta otros factores que influyen en gran medida en tu descanso nocturno.

Transpirabilidad

De cara al verano, la transpirabilidad del colchón es uno de los aspectos más importantes de todos para evitar la sudoración mientras duermes.

Firmeza

Por supuesto, debes valorar la firmeza. En el mercado puedes encontrar desde colchones muy blandos hasta extra-duros. Si tienes molestias musculares u óseas, los medio blandos son los más recomendables para ti. Si en cambio no sufres de ningún tipo de dolor, los medio duros te ayudarán a descansar mejor.

Grosor

En cuanto al grosor, los colchones disponibles en el mercado se dividen en tres categorías: entre 20 y 25 cm, entre 25 y 30 cm y más de 30 cm.

Otros consejos para dormir bien en verano

Otra recomendación básica para conciliar el sueño en las noches del calor tiene que ver con la ropa de cama.

Como vestir la cama en verano

Lo primero y más importante son las sábanas. Del mismo modo que haces un cambio de armario cuando llega el verano, también tienes que cambiar el tipo de sábanas de la cama. Apuesta por tejidos naturales, que favorecen la transpiración. El algodón, el lino y el bambú son grandes opciones. Además, puedes añadir colchas de materiales finos.

En cuanto a los colores, escoge aquellos que aporten frescura como el blanco, el lila o el verde, por ejemplo. Si te gustan los estampados, opta por motivos discretos.