Cómo dar un cambio de aires a tu hogar sin gastar demasiado

por Rubèn

El otoño está aquí y eso significa que los días son cada vez más fríos y más cortos. Durante los meses de otoño e invierno pasamos más tiempo en casa y eso puede hacernos pensar en si necesitamos dar un cambio de aires a las diferentes estancias de la vivienda.

Cambiar el sofá, pintar las paredes, cambiar las puertas desgastadas o instalar una chimenea son algunos de los cambios más comunes durante los meses fríos del año. Con estos pequeños cambios se puede conseguir un estilo totalmente diferente si se hace de la forma adecuada.

Sin embargo, es importante que estas decisiones se tomen de forma calmada para evitar posibles arrepentimientos en el futuro. Hay que pensar muy bien el cambio que queremos hacer y, sobre todo, no tomar decisiones precipitadas.

Si tenemos la oportunidad, será ideal consultar nuestras dudas con un experto. Por ejemplo, en caso de que vayamos a pintar las paredes de un color distinto, será necesario que hagamos alguna prueba primero y pensemos detenidamente si el nuevo color es acorde con el estilo y mobiliario de la casa.

Asimismo, hay que tener presente el presupuesto del que disponemos. Si no tenemos mucho dinero pero queremos dar un cambio de aires a nuestra vivienda, podemos comenzar por la distribución de la casa.

La forma en la que tenemos colocados nuestros muebles, espejos y elementos decorativos puede tener una gran influencia en la sensación que transmite la vivienda. Es posible que al redistribuir los muebles y reorganizar algunos elementos encontremos grandes diferencias en el espacio.

Por ejemplo, si queremos ganar amplitud en el salón, quizás no sea necesario hacer una reforma integral del espacio, sino que bastará con aplicar algunas recomendaciones. Una gran idea será colocar los muebles más grandes en las esquinas o pegados a la pared para crear amplitud en el centro de la estancia.

En caso de optar por la compra de un mueble, será muy interesante que nos decantemos por los fabricados a medida. De esta forma, optimizaremos el espacio disponible y conseguiremos crear una estética personalizada. En este sentido, será interesante que consultemos algunas páginas de bricolaje y decoración para que echemos un vistazo a las opciones que hay.

Por otro lado, si nuestra intención es mejorar la iluminación, también podemos seguir algunas recomendaciones para no tener que hacer obras. En primer lugar, habrá que evitar los muebles altos y anchos junto a las ventanas como, por ejemplo, las vitrinas. Será mejor que coloquemos estos muebles pegados a la pared y en la zona más alejada a las ventanas.

De esta forma, conseguiremos que entre una mayor cantidad de luz natural que, durante los meses de otoño e invierno, es más escasa. También será una buena opción colocar espejos grandes frente a los ventanales para que se refleje la luz.

En la cocina, podemos ganar espacio y comodidad en el tránsito cambiando nuestra puerta convencional por una puerta corrediza. Estas puertas son ideales para este tipo de estancias y serán más cómodas cuando portemos platos o bandejas. Además, son muy útiles para darle un aire más moderno a nuestra cocina.

Sea cual sea nuestro objetivo, lo que está claro es que lo barato sale caro y que lo recomendable es comprar menos muebles o elementos decorativos pero que todos estos sean de calidad. Comprar muebles u otros artilugios fabricados artesanalmente en materiales de calidad es indispensable para garantizar la durabilidad de los mismos.

Los grandes cambios no tienen por qué implicar grandes desembolsos de dinero. Recurriendo a algunas técnicas de organización y decoración se pueden conseguir grandes resultados. Además de ahorrar dinero ahorraremos en molestias, trámites y tiempo.

No dejes de visitar